ISLAM Y AL-ANDALUS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En islamyal-andalus.es usamos cookies

Islamyal-andalus.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Pro nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de webexpertia, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

¿Cómo utiliza webexpertia las cookies?

webexpertia tan solo utilizará las cookies que Usted nos deje utilizar. Podrá controlar sus cookies a través de su navegador. Podrá encontrar más información al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  1. Cookies de Rendimiento
  2. Cookies Funcionales
  3. Cookies de Marketing

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

1. Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a webexpertia a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que Usted navegue por el sitio
  • Que webexpertia recompile información sobre cómo utiliza Usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

2. Cookies Funcionales

Nuestro propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de webexpertia. Podrá rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. webexpertia utiliza estas cookies para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en nuestro sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de marketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

3. Cookies de Marketing

Dichas cookies son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a webexpertia, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página de webexpertia para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies a través de la página web de webexpertia, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Aquí tiene una fuente de información sobre cómo llevar a cabo dicho proceso: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de sus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

LA ÚLTIMA BATALLA DE FEZ

Una vez rendida la Alhambra, la comitiva regia encabezada por Boabdil se alejaba, los guerreros de Castilla entraban en una ciudad como muerta ...

Una vez rendida la Alhambra, la comitiva regia encabezada por Boabdil se alejaba, los guerreros de Castilla entraban en una ciudad como muerta, con sus calles abandonadas y silenciosas y sus viviendas solitarias. La Alhambra -como contaron las crónicas- era una desolación: fuentes destrozadas, salones arrasados, cortinajes rasgados y muebles despanzurrados. Años antes, los magos de la corte nazarí, habían sido sombríos al leer el destino del entonces heredero Boabdil: «Está escrito en los cielos -dijeron- que este príncipe ocupará el trono de Granada, pero que bajo su reinado se consumará la perdición del Reino». El vaticinio se había cumplido. El instante decisivo del 2 de enero de 1492 se había deslizado inexorable y ni los hechos ni las palabras podrán ya reparar jamás la fatalidad.

 

A partir de esta fecha, Boabdil entra en esa muerte anticipada que parece el exilio. A su inmensa pira de tristeza se sumó la muerte de Morayma, la que fuera su esposa y que dejó enterrada en el paraje de Mondújar (¿Granada o Almería?); su estancia fugaz en la Alpujarra, su abandono y retirada a África -más a causa de una baja treta del rey Fernando que a voluntad propia-; y su asentamiento en Fez, reino en el que también se quedó la gran mayoría de los 6.320 musulmanes granadinos que le habían acompañado.

 

En el lejano Fez parece que Boabdil se había hecho construir un precioso palacio inspirado en la Alhambra de sus nostalgias. Y en aquellas tierras había muerto, en acción de guerra en apoyo de su anfitrión, el sultán de Fez, en 1533 (o sea 40 años después de su emigración) o en 1518. Esto es lo que afirma Almaccari, célebre historiador musulmán del siglo XVII.

 

Mientras los restos de sus vencedores reposan en el suntuoso catafalco de la Capilla Real, los de Boabdil yacen en algún punto del viejo Fez, aunque uno de sus biógrafos, Fidel Fernández, decía que el cadáver del monarca había acabado en el mar, arrastrado por las aguas impetuosas del río Negro, donde según Mármol y Carvajal, había librado su última batalla. «¡Por fin llegó la hora de morir! ¡Gracias a Alá!», cuentan que había gritado aquel anciano de sesenta y tres años. La tesis del cronista castellano describe a un Boabdil muy lejano al lamentablemente extendido por la leyenda, a quien le dijeran: «Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre». Boabdil, en este relato de Mármol y Carvajal, habría muerto ´con las botas puestas´.

 

Otros historiadores difieren de este parecer. Así, el catedrático Cristóbal Torres Delgado, autor de ´El reino nazarí de Granada (1482-1492)´, para quien «Boabdil fue enterrado en el cementerio situado frente a la Puerta de la Ley de la antigua Fez medieval». Una vez enmendado el error de la ya famosa lápida de Tlemecén, Fez se confirma como la ciudad en la que reposan los restos mortales del último rey nazarí.