GARCÍA LORCA, "EL AFRICANO"

Categoría: Boletín Yama

GARCIA LORCA

El investigador Miguel Caballero descubre el viaje del poeta a Marruecos como secretario de Fernando de los Ríos


 

En diciembre de 1931, con el recién estrenado gobierno de la República, Federico García Lorca recibió la orden de Fernando de los Ríos, ministro de Instrucción Pública, para que le acompañara como secretario personal al primer viaje republicano al Protectorado español de Marruecos. Así lo afirma el investigador granadino Miguel Caballero, quien ayer ofreció una conferencia en el Museo García Lorca de Fuente Vaqueros sobre la estancia del poeta en el norte de África.

 

«Este dato contradice a quienes negaban que García Lorca hubiera sido secretario personal de Fernando de los Ríos», insiste Caballero. García Lorca ostentó  varios cargos más durante la República, el de director del Teatro Universitario La Barraca y el de vocal de la Junta Nacional de Música y Teatros Líricos, «unos puestos que engrosaron la denuncia que se le hizo ante el Gobierno Civil en Granada y que lo condujeron a su trágico final», explica.

 

Con la delegación republicana al entonces Protectorado, además de los mencionados viajaba Rafael Troyano de los Ríos, un sobrino del ministro que también ejercía como secretario. «El objetivo del "viaje institucional consistía en inspeccionar las escuelas para iniciar sus reformas», comenta el investigador granadino.

La misión

«Otro de los motivos era reafirmare en su cargó al primer dignatario civil en el Protectorado, que sustituyó al general Sanjurjo, ya que un núcleo importante de la población española, se mostró bastante molesta con el nombramiento», relata Caballero.

 

Desembarcaron el día 26 de diciembre y permanecieron en el norte de África hasta el 30. García Lorca y Rafael Troyano acompañaron a Fernando de los Ríos por Ceuta, Tetuán, Alcazarquivir y Xauen. «Federico asistía a Fernando de los Ríos y colaboraba en la redacción de los discursos. ¡Imagínense a García Lorca ante un desfile de los militares!>>, dice Miguel Caballero para describir al poeta convertido en un funcionario de lujo de la República.

 

Según relata el experto, <<las paradojas de la vida llevaron a García Lorca a que se alojara en la residencia del general Cabanellas, uno de los militares que posteriormente participó en el Alzamiento». Lorca aprovechó aquel breve viaje «para visitar a un primo hermano suyo que era el farmacéutico de Tetuán, y que falleció en 1938 de una sobredosis de morfina».

Masones y judíos

Uno de los aspectos de este viaje que después se usaría por los sublevados como acusación contra García Lorca y Fernando de los Ríos, se refiere a que «en aquellas visitas invitaron a los representantes de las comunidades judía, musulmana y a los masones», explica Miguel Caballero. Es conocida a través de la abundante documentación existente la pertenencia de Fernando de los Ríos a la masonería, y también se ha señalado por algunos especialistas la adscripción de García Lorca.

 

«Lo cierto es que en aquel viaje se celebró una reunión de la masonería durante un almuerzo celebrado en Larache, según la documentación existente», ratifica el especialista.

 

A la acusación de masones se les unió la de próximos al sionismo, al judaísmo, una razón que los responsables del Alzamiento «en­contraron en el contenido de los discursos de aquel viaje al Protectorado español».

 

«El discurso ante la comunidad sefardí de Tetuán y las cartas de las logias masónicas de Fernando de los Ríos fueron determinantes para acusarlo de marxista, masón y judío». Y en el mismo saco metieron al poeta granadino.

 

Federico participó en la redacción de unas ocho intervenciones públicas del ministro Fernando de los Ríos en su visita al Norte de África. «La mayoría de aquellas disertaciones institucionales abogaban por la convivencia entre las diferentes culturas musulmana, judía y cristiana», destaca Miguel Caballero.«Estamos -añade- ante un García Lorca que es precursor de la actual alianza de civilizaciones».

 

El descubrimiento de Miguel Caballero, quien ya firmó "La verdad del asesinato de García Lorca. Historia de una familia", se produce al emprender una nueva investigación lorquiana, que consiste en seguir la pista al poeta por todos los medios de comunicación escritos del momento. «He consultado más de 6.000 artículo de la prensa nacional de la época, de diarios como "El Sol", "El Debate", "El Socialista" y "La Voz", entre otros muchos», recuerda Caballero.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.