ISLAM Y AL-ANDALUS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En islamyal-andalus.es usamos cookies

Islamyal-andalus.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Pro nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de webexpertia, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

¿Cómo utiliza webexpertia las cookies?

webexpertia tan solo utilizará las cookies que Usted nos deje utilizar. Podrá controlar sus cookies a través de su navegador. Podrá encontrar más información al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  1. Cookies de Rendimiento
  2. Cookies Funcionales
  3. Cookies de Marketing

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

1. Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a webexpertia a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que Usted navegue por el sitio
  • Que webexpertia recompile información sobre cómo utiliza Usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

2. Cookies Funcionales

Nuestro propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de webexpertia. Podrá rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. webexpertia utiliza estas cookies para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en nuestro sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de marketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

3. Cookies de Marketing

Dichas cookies son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a webexpertia, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página de webexpertia para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies a través de la página web de webexpertia, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Aquí tiene una fuente de información sobre cómo llevar a cabo dicho proceso: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de sus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

EL CORAZÓN DE DIAMANTE

 CD25 116

LIBRO I :  Elementos de lo Real en el hombre. EN EL MUNDO, PERO NO DEL MUNDO

 

Hay un dicho sufí: “Estar en el mundo, pero no pertenecer a él”. Esta frase puede tener varios significados. El significado depende de la situación y de tu propio desarrollo y capacidad de comprensión. “Estar en el mundo, pero no pertenecer a él” es un asunto de orientación. Hablaré sobre algunos de los significados de esta frase de modo que podáis tener una mejor comprensión de lo que estamos haciendo aquí.

Cuando nace un bebé, es todo esencia o puro ser. Su esencia no es la misma, desde luego, que la esencia de un adulto desarrollado o realizado. Es la esencia de un niño, indiferenciada, como un gran amasijo. A medida que el niño se desarrolla, la personalidad comienza a desarrollarse como resultados de interacciones con el entorno y especialmente con los padres. Puesto que la mayoría de los padres se encuentran identificados con sus personalidades y no con su esencia no reconocen ni animan la esencia del niño. De modo que, al cabo de unos pocos años, la esencia es, de hecho, olvidada, y en lugar de la esencia, se desarrolla la personalidad. La esencia es reemplazada con distintas identificaciones. El niño se identifica con uno u otro padre, con esta o con esa experiencia, y con toda clase de nociones obre él mismo. A medida que el niño crece, esas identificaciones, experiencias y nociones se consolidan y estructuran como su personalidad. El niño, y posteriormente el adulto, creen que esa estructura es su verdadero “yo”.

Sin embargo, para empezar su esencia estaba allí y aún sigue estando allí. Aunque no fue vista ni reconocida e incluso fue rechazada y herida de diversas maneras, está aún allí. Para protegerse a sí misma se han enterrado, se ha puesto a cubierto. La protección es la personalidad.

No hay nada malo en tener una personalidad. Has de tener una. No podrías sobrevivir sin ella. Sin embargo, si tomas la personalidad como aquello que realmente eres, entonces estás distorsionando la realidad porque tú no eres tu personalidad. La personalidad está compuesta de experiencias del pasado, de ideas, de conceptos, de identificaciones. Tú posees el potencial para desarrollar una verdadera individualidad, la esencia personal, la cual es diferente de la personalidad que cubre la pérdida de la esencia. Pero este potencial normalmente es sometido por lo que denominamos ego: nuestro propio sentido de identidad que ha sido adquirido.

Si una persona se cree que él es el ego, las identificaciones, las ideas, las experiencias del pasado, entonces se dice de él que “no está en el mundo, sino que le pertenece”. No es consciente de quién es realmente, de su esencia. Esto es difícil de comprender a menos que seamos conscientes de nuestra propia esencia en algunos momentos.

De modo que el ego, o el sentido de identidad del ego, ocupa el lugar de lo que llamamos la verdadera identidad, y la personalidad al completo toma el lugar de la esencia. La personalidad es un sustituto, un impostor. Sin embargo, el mundo es simplemente el mundo. Es el mismo tanto para la esencia como para la personalidad. Lo que es, es. Pero lo que difiere es el modo de ver el mundo. Una persona que “no es del mundo, sino que le pertenece”, se halla orientada hacia la personalidad en vez de hacia la esencia.

Demos algunos ejemplos de cómo el estar identificado con tu personalidad distorsiona la realidad y, desde luego, como resultado surge el sufrimiento. Consideremos el caso del abrirte paso en el mundo, de ser independiente, de valerte por ti mismo, de ser fuerte, de triunfar, de hacerte un hueco. Esa es una gran preocupación, un asunto importante. Casi todo el mundo alberga esa intención. Pero ese objetivo puede ser un objetivo que nazca de la orientación de la esencia o de una inclinación de la personalidad. Hay una gran, una gran diferencia. El establecerte por ti mismo en el mundo y ser independiente significa construir el aspecto personal de la esencia y consolidarlo. Es un logro totalmente interior. Por esto puede que realmente tengas un profundo deseo de actualizar eso que tú eres, tu verdadero sentido de identidad, ser independiente de una forma auténtica sin estar influenciado por tu inconsciente ni por tus pasadas circunstancias. La verdadera independencia quiere decir no depender del pasado. Ser quien realmente eres, significa estar libre de todas las identificaciones del pasado que han construido tu falso sentido de identidad. Ser quien realmente eres no depende de lo que hagas en el mundo. Hagas lo que hagas en el mundo puede ser una expresión de quién eres, pero no te define. Cuando eres tu esencia persona, tu verdadero sentido de identidad, cualquier cosa que hagas tendrá esa orientación esencial. Por lo general crees que el trabajo que escojas, sea el que sea: jardinero, médico, madre,... te hará sentir realmente lo que eres. Pero eso significa que estás identificado con una parte del mundo. Significa que ahí hay una distorsión de la realidad.

Por lo general cuando una persona comienza a trabajar sobre sí misma, no tiene idea de la diferencia entre aquello que ha sido escogido por la personalidad y aquello que se ha elegido movido por la esencia. Puede que tenga vagos deseos, preferencias y que crea que haciendo esto en lugar de aquello, le ayudará a ser él mismo. No existe una guía clara en los comienzos. Y debido a las identificaciones del ego, la persona no solamente carece de un principio director, sino que cree que su personalidad le está conminando ha hacerlo y es muy vehemente en la defensa de esos puntos. “Esto soy yo, esto es lo que soy; esto es lo mejor” Y, desde luego, cada vez que cuestionas sus planes de futuro, cada vez que cuestionas sus ideas sobre quién se cree que es él, se siente realmente amenazado. Incluso el empezar a cuestionar esas estructuras significa la posibilidad de destruir todas sus creencias. Así pues, el impulso de la personalidad hacia la independencia y la identidad es realmente un reflejo distorsionado del anhelo en pos de un aspecto determinado de la esencia, lo que denominamos aspecto personal. En determinadas historias sufíes a esto se le denomina la Perla Preciosa de la Princesa, o la Perla Invaluable. Existen muchas historias sobre la princesa – la esencia personal- siendo liberada de la prisión, que es, desde luego, la prisión de la personalidad, de eso que es falso en nosotros. Y en otras historias, es la búsqueda en pos de una gema preciosa la que simboliza la búsqueda de la esencia personal.

¿Cómo aplicar el “estar en el mundo, pero no pertenecer a él” en esta situación? “Estar en el mundo, pero no pertenecer a él” significa que continuas haciendo lo que haces, continuas con tu carrera como médico, como jardinero, como madre, y así sucesivamente, pero en todo momento recuerdas y realizas que eso es realmente un reflejo de algo más, que lo que tú más profundamente deseas es actualizar una parte de ti mismo. Y el esfuerzo y el trabajo principal en lo que tú has elegido radica en la comprensión de cierta parte de ti mismo y en su actualización. Si vives de esta forma, es cierto que vives en el mundo, pero tu motivación es diferente; no perteneces al mundo. Tu intención no es ser un médico, o un jardinero, o una madre. Tu propósito es encontrar la perla preciosa: tu esencial personal. Si eres un médico te podrán dar premio tras premio; si eres abogado podrás llegar a Fiscal del estado. Pero te seguirás sintiendo insatisfecho si no encuentras la perla. Tendrás que esforzarte más, tendrás que intentarlo de nuevo, tendrás que probar más. Podrás pasarte la vida esforzándote por obtener más y mejores resultados.

No mal interpretes lo que estoy diciendo. No quiero decir que no debas de perseguir eso que estás persiguiendo. No estoy diciendo que debas sentarte en casa y pensar en lo que es la perla preciosa. Estoy diciendo que hagas lo que hagas, será una distorsión de lo real hasta que tu orientación siga a la esencia, hasta que hayas actualizado tu esencia personal. Pero debido a que tu personalidad es una distorsión de lo real, puede apuntar a lo real. Si comprendes eso podrás empezar a ver que el reflejo es realmente un reflejo de algo.

Por esto el dicho no es “ no estar en el mundo”, sino, “estar en el mundo, pero no pertenecer a él”. “En el mundo” no quiere decir estar meditando en una montaña ni vivir en un monasterio. Estás ya viviendo la vida del mundo. Tu vida es una aventura y hagas lo que hagas en el mundo carece de objetivo propio, sino que el proceso es el crisol para separar el oro de la ganga.

Una vez que te descubres como esencia personal, lo que hagas no tiene mucha importancia. Escoges aquello que agranda y realza tu verdadero ser. No podrá nunca existir un sentimiento de satisfacción duradero a menos que hayas realizado esa parte esencial de ti mismo. Nada podrá ocupar su lugar.

Consideremos otro ejemplo: el caso de convivir con alguien y seguir siendo independiente. Parece que has de sacrificar, que has de renunciar, a una parte de ti mismo. No quieres hacer esto; quieres sentirte independiente. Quieres sentirte cerca, en intimidad, amando y siendo amado, y aun así ser tú mismo sin sacrificarte ni comprometerte.

Estás todavía “en el mundo”. ¿Cómo puedes “no pertenecer a él” en este ejemplo? Primero necesitamos comprender algo sobre la naturaleza de las relaciones. El centro de la necesidad de relaciones amorosas íntimas reside en el deseo por actualizar una cierta relación que tuviste en tu infancia con tu madre. Cuando eras un bebé de cuatro o cinco meses, estabas en un estado denominado “ de unión simbiótica”. En este estado estabas esencialmente fundido con tu madre. No existía sentido de “Yo soy yo” y “Tú eres otro”. Existía una total e indiferenciada unidad con toda clase de sensaciones cálidas, maravillosas, placenteras. Por eso cuando piensas en lo que esperas de una relación, generalmente descubres que deseas estar tan próximo que dejen de existir dos seres, que deje de haber dos individuos separados. Existe un profundo deseo de fundirse en la otra persona, sin límites, de modo que no es ni siquiera un tema de dos personas amándose; es simplemente un estado de amor. Es una gran amasijo, un maravilloso y dorado amasijo, como la miel con el sol resplandeciendo a su través. Un vientre dorado. Te sientes seguro, protegido, fundido. Tu cuerpo es todo placer, tu mente no existe. Y debido a que tuvimos esta experiencia con tu madre durante tu infancia, creemos muy profundamente que podemos estar en este estado otra vez solamente estando con alguien más. De modo que buscamos a la persona adecuada, ese “otro”. Lo que realmente buscamos es ese sentimiento de estar fundiéndote; el dorado sentimiento de estar fundiéndose.

Pero aún no hemos dicho como podemos lograr esto y “no pertenecer al mundo”. Bien, primero es necesario comprender que el estado de completa fusión, de completa desaparición en un placer fusionante, es un estado de la esencia. Y puedes obtener este estado por ti mismo. No has de estar con nadie más para obtenerlo. Puedes experimentar este estado de la esencia por ti mismo, en cualquier parte, con tu gato, con la alfombra, con tu coche, con otra persona, con cualquier cosa. Pero nuestra creencia en necesitamos a alguien más para tener ese sentimiento dorado de fusión, es muy fuerte. “Si tan sólo pudiera fundirme entre tus brazos, si simplemente me amaras, todo sería maravilloso”. Crees que con esto lo conseguirás. Para la mayoría de la gente es más fácil experimentar el estado de fusión con alguien, porque el que haya alguien más es la condición que han pre-establecido. Pero la auténtica búsqueda es en pos de un determinado aspecto de la esencia. De modo que en este caso “estar en el mundo, pero no pertenecer a él” no significa que hayas de dejar de lado las relaciones y que te vayas a una cueva en algún lugar del Polo Norte y te fundas con los icebergs. Aunque si deseas hacerlo, está bien. Realmente no tiene importancia. Lo que importa es que estés lo que estés haciendo, estés en una relación o no lo estés, necesitas mirar en ti mismo y descubrir cuáles son las barreras que te impiden experimentar esa parte de ti que es capaz de sentirse fundida y fusionada, sin importar con quién estés o dónde estés.

El deseo por este estado de esencia afecta no sólo a las relaciones de pareja, sino también al deseo de tener niños. La gente anhela este estado de fusión con un niño. Cuando la gente busca experiencias estéticas – hermosos paisajes; cosas como esas- lo que realmente están deseando es ese sentimiento de fusión con lo que les rodea. Creen que es necesario que se cumplan unas determinadas condiciones. Así que, las relaciones pueden ser un crisol para el descubrimiento de una determinada sustancia de oro.

Te he proporcionado dos ejemplos que están íntimamente conectados. El primer ejemplo tienen que ver con la independencia, con el ser tú mismo, y hace aflorar el tema de la identidad – el aspecto personal de la esencia. El otro ejemplo tiene que ver con las relaciones y por lo general pone sobre el tapete un conflicto entre el ser un yo separado y la fusión, lo cual hace que te sientas como si estuvieras perdiendo tu identidad.

Tú prestas atención a tu propia situación actual en el mundo, que no es más que un reflejo distorsionado del verdadero estado de cosas, para descubrir qué es lo que realmente está allí. Tu carrera, tus intereses, tus relaciones, son muy importantes, pero son importantes solamente como medio para conducirte hacia una mayor comprensión de ti mismo. Si no, son irrelevantes.

El maestro zen Hakuin, era ensalzado por sus vecinos al ser considerado como uno que llevaba una vida pura.

Una hermosa chica japonesa cuyos padres eran los propietarios de un almacén de comestibles, vivía cerca de él. De repente, sin previo conocimiento, sus padres descubrieron que esperaba un niño.

Sus padres s enfadaron por ello. Ella no quería confesar quién era el padre, pero tras muchas discusiones, citó por fin a Hakuin. Muy enojados, los padres acudieron a ver al maestro. “¿Ah si?”, fue todo lo que dijo.

Después de que el niño naciera, lo llevaron a Hakuin. Por entonces él ya había perdido su reputación, lo cual no le preocupaba nada, y tomó a su cuidado al pequeño. Los vecinos le dieron leche y todo aquello que el pequeño necesitaba.

Un año más tarde la niña-madre no pudo soportarlo ya más y les dijo a sus padres la verdad, que el verdadero padre del niño era un joven que trabajaba en el mercado del pescado.

La madre y el padre de la chica fueron a ver a Hakuin y a pedirle disculpas, a solicitar su perdón y recuperar al niño.

Hakuin aceptó y al entregar al niño todo lo que dijo fue, “¿Ah si?”

Las cosas van cambiando. A veces él es considerado bueno, a veces malo. Eso no le preocupa. No distingue entre ambas. Eso no tiene que ver en absoluto con lo que él es. El es siempre él. Lo que suceda a su alrededor es irrelevante. Aun así, él es el que es.

Tu esencia es muy inteligente, muy generosa. Tiene una forma particular de lanzar ante ti un conflicto, de forma que al observar este conflicto o esta barrera descubrirás algo que necesitas saber. La situación que se te proporciona es perfecta es términos de oportunidad, de lugar, de la gente implicada, de tus capacidades, de las capacidades de los que te rodean, en todo, en cada detalle. La situación es tal que, si tratas verdaderamente de entenderla, comprenderás algo sobre tu esencia. No ha aparecido para que tengas una época difícil. Tendrás tiempos difíciles si solamente te fijas en la manifestación, en el conflicto en sí, como si fuera una dificultad. Si miras a través de él desde la perspectiva del ego, de la identificación, entonces sufrirás y continuarás sufriendo. Pero si ves que te das de bruces contigo mismo y que sufres porque te encontraste con algo en tu camino cuando no prestabas atención, entonces desearás descubrir más sobre lo que eso era, más sobre esa barrera.

De modo que lo que aquí estamos haciendo es observar las obstáculos que traes para trabajar sobre ellos en este grupo. Los desmantelamos, los analizamos, examinamos de dónde vienen en términos de tu infancia y de tus relaciones y de tu vida en este mundo actual. Y de todo este material, extraemos por fin el auténtico y precioso metal, o las gemas que están escondidas en él. Por eso todo ese material estaba ahí. Piensas que trabajando sobre el tema de tu independencia finalmente serás independiente, serás capaz de sostenerte a ti mismo, de ganar mucho dinero, de hacer lo que quieres y todo eso. Eso es verdad, pero no es el factor más importante. El aspecto más importante al trabajar sobre cualquier tema y ser consciente de él, es para desarrollar algo en tu interior. Entonces todo lo demás seguirá casi sin esfuerzo.

Así pues, “está en el mundo, pero no formes parte de él”. Vivimos en el mundo y hacemos lo que todo el mundo hace: llevamos ropas, comemos, vamos a la verdulería, tenemos un trabajo, hacemos el amor, luchamos, de todo. Sin embargo nuestro foco es diferente. No nos identificamos con la parte

De nosotros que come, que compra, que trabaja y así sucesivamente. Aprendemos a desarrollar la capacidad de ser conscientes de lo que está sucediendo, pero al mismo tiempo no nos identificamos con ello. Desarrollamos eso que denominamos ser consciencia y desidentificación. Como sabes, esas son las cosas más importantes para poder desarrollar el trabajo de comprenderte a ti mismo. Has de ser consciente de lo que está sucediendo en tu interior y en tu exterior. El mundo es visto como una gran aula y las situaciones que se dan en el mundo son clases para que desarrolles determinados aspectos de ti mismo, determinados aspectos de tu esencia. El mundo entero es una gran universidad ofreciendo una gran variedad de clases: clases sobre sexo, sobre el trabajo, sobre las relaciones, sobre la dependencia y la independencia,...

Poco a poco nos vamos haciendo conscientes de nuestras vidas y de nuestras situaciones con todos sus conflictos y barreras sin creernos completamente que eso es todo lo que hay. Cuanto más capaces somos de prestar atención y de desidentificarnos, más capaces somos de ver la auténtica verdad que está ahí, como venas de oro en montañas y montañas de roca. La Verdad, el oro en toda esa ganga. El desarrollar esa capacidad de estar atentos y al mismo tiempo de desidentificarnos nos conduce por fin a experimentar nuestra esencia.

“Estar en el mundo, pero no pertenecer a él” no solamente describe a la persona que es libre. Describe a la esencia misma. Ese es su aspecto más profundo. ¿Qué es pues el mundo, el mundo en el que estamos pero al que no pertenecemos? El mundo es, desde luego, una multiplicidad de factores. Pero el mundo tal y como lo percibimos está básicamente constituido por pensamientos mentales e imágenes, emociones y sensaciones. Todo lo que sabes del mundo y de ti mismo depende de pensamientos, imágenes, emociones y sensaciones. ¿Qué otra cosa conoces? En último término, el mundo tal y como lo percibes se reduce a tus sensaciones del mundo, a tus emociones sobre él, y a las imágenes mentales y a los pensamientos que tú tienes. Por ejemplo, un árbol es un árbol y es una parte del mundo, pero ¿qué es para ti? Una determinada imagen en tu mente, la forma que tiene, un sentimiento sobre él, sensaciones cuando lo tocas –corteza áspera, corteza suave. Si estás sentado en una silla, ¿qué es la silla para ti en tu experiencia directa? Una sensación bajo tus nalgas, ¿correcto? Una imagen suya en tu mente, una idea sobre ella que está haciendo que te sientes en una cierta forma y no en otra. Eso es el mundo.

Ahora bien, esencia es “estar en el mundo, pero no pertenecer a él”. No son sensaciones, emociones o sucesos mentales. Pero ella está “en el mundo”. Vive ahí con esas cosas. Es como el oro en la roca. No es la roca; está en la roca. La esencia está en las sensaciones, en las emociones, en las formas mentales, pero no es ninguno de ellos. Los diamantes y las esmeraldas – las piedras preciosas- están en la tierra, pero non la tierra misma. Son algo más. Así es la esencia en ti. No es tu carne, no es tus emociones, no es tus pensamientos. Pero está embebida ahí. La esencia está en ti como el oro en la roca, como las piedras preciosas en la tierra.

Al ser este la situación, puedes explorar, puedes indagar para descubrirla. Puedes escarbar en el cuerpo y en las emociones, en los hechos mentales, para descubrir la sustancia preciosa. Por ejemplo puedes hacer algo de trabajo corporal para desarrollara la sensibilidad de tu cuerpo. Puede que descubras qué es lo que hay ahí, qué es la esencia. Puedes explorar tus emociones y tus sensaciones hasta que seas tan consciente de ellas que veas las sutiles diferencias. Verás que aquello que tenías la seguridad de que era una emoción, no es una emoción; que lo que allí hay no es una sensación física, sino que todo el tiempo tu pensamiento estaba allí, próximo, muy próximo a la sensación física, pero sin ser realmente una sensación física. La esencia es como un algo físico que no pertenece al cuerpo físico. Es como una existencia física en un nivel diferente, de una modalidad distinta.

Hay un significado más profundo del “estar en el mundo, pero no pertenecer a él”. Una vez es descubierto, la esencia experimenta un desarrollo, un refinamiento alquímico, hasta que alcanza su naturaleza fundamental, la verdadera naturaleza de la esencia, que es la naturaleza de todas las cosas. Es mi naturaleza, pero también es tu naturaleza. Es la naturaleza de los pájaros, de los gatos, de los árboles, de las rocas, de todo. No es la roca, ni el gato, ni tu cuerpo, ni tú, ni yo. Es la verdadera naturaleza de esas cosas. Es lo que permite existir a esas cosas. Esa real naturaleza de la esencia, la naturaleza de todas las cosas, es lo que a veces llamamos Dios.

Dios, la esencia de la esencia, está en todas partes: en el cuerpo físico, en las sensaciones mismas, en los mismos pensamientos, en lo animado, en lo inanimado, en todo. Pero no es esas cosas. Está en ellas pero no es ellas. Así Dios, la esencia de la esencia, “está en el mundo, pero le pertenece al mundo”, y éste es su significado más profundo. Hay un importante aspecto del “estar en el mundo, pero no pertenecerle” que deseo señalar aquí. Es el reconocimiento de los que es esencia y de lo que no es esencia, y esos significa reconocer y comprobar que esa esencia está operando en ti, que es el verdadero factor que opera en ti.

La esencia se desarrolla muy rápidamente en el momento en que es vista y reconocida. Florece al ser reconocida. Si no la reconoces, permanece dormida. En el instante en que la reconoces, empieza a crecer; se alimenta de la luz. Esto es muy importante para determinados aspectos de nuestro Trabajo aquí. Debemos reconocer cuáles son los actores que verdaderamente contribuyen a nuestro cambio y desarrollo. Por ejemplo, digamos que has estado trabajando sobre ti durante un año o dos, viniendo a este grupo y tratando con los asuntos de tu vida, y que han comenzado a aparecer ciertos cambios en ti. Pude ser que tu corazón se haya abierto, o que tengas más claridad. Puede que digas, “¡Oh! Mi corazón se ha abierto porque me encontré con esa maravillosa mujer. Es tan maravillosa que mi corazón se abrió a ella y desde entonces ha estado abierto”. De esta forma no le das a tu trabajo sobre la esencia el reconocimiento debido; le das el reconocimiento a alguien distinto. Cuando haces esto, te prives a ti mismo de que el trabajo sobre la esencia continúe, aportándote más comprensión sobre la Verdad. Le das el mérito a aquello que no se lo merece. Cuando haces esto, invalidas tu trabajo. Has estado haciendo dos años de trabajo sobre la comprensión de ti mismo, pero estás afirmando que esto no hizo nada. Tu apertura, tu expansividad, la plenitud que experimentas se debe a que encontraste a esa maravillosa mujer. O afirmas que tu kundalini se actualizó porque alguien te dio un determinado masaje, porque alguien trabajo sobre tu sacro de una forma determinada. E ignoras por completo el hecho de que has estado durante cinco años enfrentándote con toda clase de emociones y que si no hubieras hecho este trabajo, otro podría haber estado masajeando tu sacro con papel de lija y no hubieras sentido nada.

Si coges un resfriado y al mismo tiempo sientes que tu corazón se ha abierto, puedes incluso decir que tu corazón se ha abierto debido al resfriado. Le das el mérito a tu resfriado, a tu enfermedad, en vez de reconocer esos cuatros años de trabajo que lo abrieron. Probablemente el resfriado es una resistencia contra una mayor apertura. El enfermar es una resistencia común contra la expansión.

Es muy importante poseer esa facultad discriminadora, no solamente en términos de orientación – de lo que ya hablamos antes–, sino también en términos de cuáles son las verdaderas influencias que existen en tu vida. Si reconoces los méritos de aquello que los merece, invalidas eso que originó los cambios, aquello que aportó el crecimiento: tu propio trabajo, tu propia capacidad, tu propia esencia.

En mi experiencia he visto que muchos de mis amigos han experimentado su esencia, pero no han comprendido qué es lo que era porque la mayoría de las veces invalidaban lo que ellos habían hecho. Cada vez que empezaban otra cosa, otro tipo de estudio o disciplina espiritual, a algún otro tipo de auto-exploración, invalidaban aquello que habían aprendido, lo echaban todo por la borda. Se desprendían de toda su comprensión y de todo aquello que habían aprendido que era de valor. Luego tenían que empezar de nuevo. Yo fui afortunado, no invalidé nada. Siempre que cambié a alguna otra cosa, comprendí exactamente lo que había aprendido de lo anterior. I descubrí que esto es un hecho sumamente importante.

A veces no es fácil de determinar qué es lo que contribuye a tu comprensión y claridad en tu vida. Pero si eres capaz de discernir qué es, te irás acercando más y más hacia tu esencia, porque solamente la esencia descubre eso. Pero si atribuyes tu desarrollo a hechos externos, no solamente estarás cometiendo un error de juicio, sino que también estarás enlenteciendo o deteniendo el proceso que realmente ha contribuido a tu desarrollo. Le estarás diciendo a tu esencia, “Tú no vales nada”. Y eso es un ataque a tu esencia, estás atacando a tu esencia. El invalidar tu esencia es un aspecto de tu ego o de tu superego. Por lo que yo he observado, frecuentemente la gente no se da cuenta de qué es lo que está realmente sucediendo, de cuál es la fuerza que está operando sobre ellos porque precisamente hay algo en ellos que se resiste a ver y a experimentar la esencia. No es sólo un error de juicio; hay una motivación activa detrás de ello. Es un mecanismo defensivo del propio superego. Y no sólo esto, sino que otra gente será capaz de ver tus cambios, pero los atribuirá a algún otro hecho, de forma que prácticamente careces de soporte o guía proveniente del mundo que te rodea. Cuando la gente es incapaz de reconocer la verdadera fuerza que hay en ti y que está contribuyendo a los cambios que aparecen en tu vida es debido a que ellos mismos se resisten a la percepción de esa fuerza en sí mismos. Ellos no desean ver la verdad, de modo que tampoco desean reconocerla en ti. Según mi propia experiencia, es importante que yo sepa qué es lo que está originando estos cambios y este desarrollo en mí. “Estar en el mundo, pero pertenecer a él” abarca el ver las auténticas causas, las verdaderas fuerzas que están operando en cualquier cosa que hagamos.

¿Alguna pregunta o comentario?

Estudiante.- ¿Es posible que alguien tenga –no sé como decirlo exactamente-, que algunos tengan mayor cantidad de esencia moviéndose, trabajando y revelándose en ellos, que otra gente, aunque ellos sean inconscientes por completo de su esencia?

A.- Sí, eso ocurre. Es lo que Gurdjieff denomina “santos estúpidos”, lo que significa “ser” sin “saber”.

E.- ¿Y los demás se sienten atraídos hacia ellos porque anhelan esa cualidad?

A.- Seguro. A veces la gente se halla desarrollada en esencia sin haber hecho trabajo alguno sobre ellos mismos, simplemente porque no fueron demasiado aplastados en sus comienzos.

E.- Y entonces su esencia está ahí, más evidente, debido a algún accidente, a algún talento,...

A.- Aquí hemos de recordar una cosa: la esencia no tiene nada que ver con el talento. Una persona puede ser muy talentosa, pero al mismo tiempo puede estar completamente identificada con su personalidad. La esencia es, como ya he dicho, “estar en el mundo, pero no pertenecer a él”. El talento es parte del mundo. Desde luego, la esencia puede alimentar y hacer fructificar el potencial de los talentos que ya existen, pero el ser inteligente o no ser inteligente, el ser creativo de una u otra forma, no tienen nada que ver con la esencia.