ABÚ-L-ASBAG DE GUADIX, AUTOR DEL DOCUMENTO MÁS ANTIGUO SOBRE UNA BANDERA EUROPEA: LA ANDALUZA

Categoría: Memoria

La bandera blanca y verde de Andalucía, es “verde como la esperanza cuando asoma a nuestros campos, blanca como nuestra bondad, que dicen los versos andalusíes que la cantan, escribe Blas Infante. Esta alusión a nuestra antigua lírica, gracias a Henri Peres, profesor de literatura en la universidad de Argel, se ha concretado en unos poemas de la Alta Edad Media Andaluza:

 

 

Autor: Enrique Iniesta Coullaut-Valera

Albolote, en la Vega de Granada (Andalucía, España)

 

“Las aldeas de Andalucía aparecen entre los vergeles como perlas blancas engastadas en medio de esmeraldas” (Iben Al-Hammara).


 

 

Orcera, en el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas (Jaén, Andalucía, España)


 

“Las casas, bajo el arco encalado, parecen estrellas en un cielo de olivares” (Al-Saqundi).


 


 

Alcazaba de Almería (Andalucía, España)


 

Pero su libro "Esplendor de Al-Ándalus” descubre un dato de gran calado histórico: un poeta nacido en Guadix en 1040 y muerto en 1091, llamado Abú-l-Asbag-Iben-Arqam al ver un estandarte con una cenefa ("sanifa") blanca ondear en la alcazaba de Almería llevada por un cristiano servidor del rey al-Mutasin, lo pinta con estos versos:


 
“Una verde bandera

que se ha hecho de la aurora blanca

un cinturón,

despliega sobre ti un

ala de delicia.

Que ella te asegure

la felicidad

otorgándote un espíritu triunfante”.


 

Este poema del siglo XI es el documento más antiguo de una bandera de Europa.


Luego, en el siglo XIII, hay datos de la bandera danesa y de las cuatro barras catalanas que serían la segunda y tercera, dos siglos después.


¿Qué sabemos de este poeta Abu-l-Asbag de Guadix? Poco más: era nieto del historiador Iben Asbag, muerto en 939 en Córdoba, que había sido maestro de Abderramán III. Sirvió como visir secretario y embajador poeta al rey al-Mutasin de Almería.


La lírica de aquellos tiempos ponderaba el fresco viento del este ("saba") que llegaba al reino de Sevilla (al-Motamid) desde el de Almería (al-Mutasin). En Sevilla este viento era considerado favorable.


Abú-l-Asbag de Guadix viajo a la corte de al-Mutamid enviado como embajador por su rey al-Mutasin. El rey sevillano lo quiso retener en su alcázar de poetas. Menos mal que fue leal a Almería. En otro caso, no nos habría legado su poema de la bandera.


  

 

"Si volviera la vieja bandera de la Alcazaba a alegrar la cima de Almería y Abú Asbag de Guadix volviera a cantarla..."
"Si reflotáramos las naos de Palos que se iban mar avante charlando en andaluz..." (Enrique Iniesta)

 

 

 

La misma bandera verde y blanca que cruzó el océano como enseña de los navíos andaluces en sus viajes al "Nuevo Mundo" y que puede observarse en La pintura más temprana con el tema del Descubrimiento de América .

 

"Si por fin y de una vez...

Si una mañana, este Pueblo despertara..." (Enrique Iniesta)
 
 

 

"Si Andalucía dijera que aquí está Andalucía..." (Enrique Iniesta)