ISLAM Y AL-ANDALUS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En islamyal-andalus.es usamos cookies

Islamyal-andalus.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Pro nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de webexpertia, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

¿Cómo utiliza webexpertia las cookies?

webexpertia tan solo utilizará las cookies que Usted nos deje utilizar. Podrá controlar sus cookies a través de su navegador. Podrá encontrar más información al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  1. Cookies de Rendimiento
  2. Cookies Funcionales
  3. Cookies de Marketing

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

1. Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a webexpertia a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que Usted navegue por el sitio
  • Que webexpertia recompile información sobre cómo utiliza Usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

2. Cookies Funcionales

Nuestro propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de webexpertia. Podrá rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. webexpertia utiliza estas cookies para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en nuestro sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de marketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

3. Cookies de Marketing

Dichas cookies son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a webexpertia, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página de webexpertia para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies a través de la página web de webexpertia, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Aquí tiene una fuente de información sobre cómo llevar a cabo dicho proceso: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de sus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

DIOS MÍO MAIWAND! , 27 DE JULIO 1880

La batalla de Maiwand fue una de las más serias derrotas de las que jamás haya tenido el ejército británico en la India. Fue consecuencia del llamado "Gran Juego", de la disputa con Rusia por mantener toda influencia sobre los afganos y las problemáticas tribus de la frontera noroccidental de la India.


http://www.elgrancapitan.org/foro/viewtopic.php?f=18&t=13595&start=90#p413342


 


66º Regimiento de infantería en Maiwand


Cuando en marzo de 1879 el Teniente General Sir Donald Stewart marchó al norte de Kabul con su división compuesta por regimientos británicos y de Bengala, dejó Kandahar en poder del Wali (el gobernante local afgano), junto con una guarnición de refuerzo de tropas británicas y de Bombay al mando del Comandante General Primrose. 

A lo largo de 1880 el General Stewart obtuvo las victorias de Ali Masjid, Peiwar Kotal, Kabul, y Ahmed Khel, de modo que los británicos tenían pacificada y controlada la mayor parte del este de Afganistán. A pesar de estos sonados triunfos, la provincia occidental de Herat, gobernada por el hijo del emir recientemente fallecido, Ayub Khan, seguía estando fuera del ámbito británico. Por su parte, Ayub Khan había montado una fuerza mixta de tropas regulares e irregulares para marchar de Herat a Ghuznee, pasando al norte de Kandahar.

Mapa de situación


El Wali de Kandahar, instó a los británicos para interceptar a Ayub Khan en el río Helmand cerca de Girishk. Así las cosas, el Gobierno de la India ordenó al al Teniente General J.M. Primrose enviar una brigada de tropas británicas y de la India occidental a Girishk y así apoyar al ejército aliado afgano que operaba en la zona.

Primrose nombró al General de Brigada Georges Burrows como el comandante de la brigada indo-británica junto con el General Nuttall al mando de la caballería.

En primer lugar, dos regimientos de caballería, el 3º de caballería ligera de Bombay y el 3º de caballería no regular de Bombay marcharon de Kandahar el 4 de julio de 1880, seguidos por la infantería y la artilleria al día siguiente.

En su marcha hacia el río Helmand, la brigada indo-británica, sobrepasó la posición de apoyo donde se estacionaba el ejército enviado por el gobernador de Kandahar, Sher Ali Khan. Combinadas, ambas fuerzas hubiesen igualado las de Ayub Khan. Los problemas comenzaron poco después de la llegada de Burrow a Girishk, cuando gran parte del ejército de Sher Ali se amotinó y desertó. Con todo, Burrows buscaba una oportunidad de atacar antes de que el enemigo pudiese llegar a Kandahar. 

Mapa de aproximación

A última hora del día 26 de julio 1880 Burrows recibió informes de inteligencia de que la fuerza Ayub Khan se estaba moviendo a través del paso de Malmund y llegaría a la aldea de Maiwand al día siguiente, dirección Ghuznee. Si Burrows hubiese tenido en cuenta dichos informes habría llegado Maiwand antes que Ayub Khan. Por el contrario, la brigada de Burrows se puso en movimiento en las primeras horas del día siguiente, perdiendo el tiempo en el montaje de los bajages. No obstante, la mayoría de las tropas británicas fueron incapaces de comer o llenar sus cantimploras durante la mañana de la batalla.

Pasado el pueblo de Mundabad La fuerza de Burrows se encontró un barranco de considerable profundidad (unos 25 pies), a lo largo de su frente. En lugar de asumir posiciones defensivas en el barranco y en el pueblo, Burrows ordenó a su fuerza sobrepasar el barranco y avanzar más hacia la llanura descubierta.

Ayub Khan

La fuerza de Ayub Khan estaba compuesta de regimientos regulares de Kabul y Herat, las fuerzas del Wali que habían desertado y tribus locales, con lo que contaba con una fuerza de alrededor de 12.000 hombres, entre ellos 3.000 de caballería. Burrows, por el contrario, disponía de alrededor de 1.500 hombres de infantería y 350 de caballería. 

La artillería británica también cruzó el barranco, pero siguió adelante hacia una posición que se encontraba al alcance de los afganos, de modo que les sorprendieron abriendo fuego.

Como la artillería había avanzado considerablemente, más allá de la intención Burrows, la infantería y la caballería se apresuraron en su apoyo, formado en orden de batalla de la siguiente manera: el 66º regimiento de a pie (“Berkshire”) a la derecha, el 30º de infantería nativa de Bombay (fusileros de Jacob) en el centro y el 1º de infantería nativa de Bombay (Granaderos de Bombay)a la izquierda.

Infantería nativa de Bombay


La primera fase de la batalla consistió en un duelo de artillería, los afganos superaron a los británicos, con un mayor número de piezas además de contar con algunas más modernas y pesadas, 6 de ellas eran cañones Armstrong. De este modo, el 1º de Granaderos y la caballería sufrieron importantes bajas, mientras que el 66º y los fusileros de Jacob fueron capaces de encontrar cobertura de los bombardeos.

Tras el intercambio artillero, la infantería afgana lanzó un asalto frontal masivo contra la línea indo-británica. En una acción preventiva Burrows ordenó al 1º de Granaderos atacar, pero canceló la orden, aunque su avance no fue detenido, lo que ocasionó un mayor número de bajas entre los Granaderos. Sin embargo, armados con el moderno fusil de retrocarga Martini-Henry, las tropas británicas fueron capaces de rechazar los sucesivos ataques, causando elevadas bajas.

El avance a plena llanura expuso excesivamente el flanco izquierdo indo-británico, ya que la caballería afgana podía amenazarles con envolverles. En prevención Burrows dispuso mover dos compañías de los fusileros de Jacob al extremo de este flanco.

Los comandantes británicos no se habían percatado de que había una segunda quebrada oculta en el flanco derecho, que une el barranco principal con ese segundo barranco en su parte posterior derecha. El uso de esta quebrada por los afganos durante la batalla les permitió infiltrase entre las tropas indo-británicas por el flanco derecho, obligando a la 66 ª a girar sobre sus pies. De tal forma que para hacer frente a los afganos, el 66º quedó enfrentado en ángulo recto a sus vecinos, los fusileros de Jacob y 1º de Granaderos de Bombay.

Vista desde el cielo la fuerza de Burrows adoptó una formación de herradura. Expuesta, por el avance fracasado de la línea de infantería, la amenaza de la masiva caballería afgana por el flanco izquierdo, y de las tribus e infantería que se infiltran en el flanco derecho a través del barranco subsidiario o secundario.

Mapa de la batalla de Maiwand


A la primera hora de la tarde dos cañones de ánima lisa capturados a los afganos se quedaron sin munición y se retiraron, debilitando a las dos compañías de fusileros de Jacob en el flanco izquierdo, pasando a padecer más si cabe el fuego de la artillería enemiga y el calor.

Con la salida dicha artillería, la caballería afgana pudo infiltrarse más fácilmente por detrás del flanco izquierdo indo-británico. De tal forma que todos los esfuerzos para contrarrestar este movimiento por parte de las dos compañías de fusileros de Jacob fueron en gran parte ineficaces, al tratarse además de dos compañías bisoñas y al mando de un oficial nuevo prácticamente desconocido para sus soldados. 

En el flanco derecho indo-británico, los afganos continuaron pasando por el barranco subsidiario. Un contraataque fue ejecutado por la caballería no regular, pero estos fueron rechazados. Mientras, Ayub Khan trajo dos de sus cañones a través de la quebrada y comenzaron a disparar fuego de corto alcance, a unos 300 metros, contra el 1º Granaderos. 

Entorno a 2:30 horas cesó el fuego artillero y Ayub Khan ordenó un nuevo asalto frontal de las tribus afganas contra la línea de infantería indo-británica. Llegado este punto las dos compañías de fusileros de Jacob del flanco izquierdo huyeron dejando al 1º Granaderos expuestos en su totalidad. Los soldados indios del 1º de granaderos estaban prácticamente agotados y desmoralizados por lo que empezaron a ser arrollados y reducidos. 

Los cañones de la RHA (Real Artillería a Caballo) situados en el centro de la línea dispararon una última salva y se retiraron apresuradamente, llegando a los afganos a alcanzar a los artilleros en su retirada. Esto generó una gran confusión entre las unidades de los fusileros de Jacob y del 66º en el flanco derecho.

Retirada de los cañones de la RHA

Burrows ordenó a Nuttall que cargase con su caballería, en un intento de restablecer la situación. Sólo 150 pudieron montar y cargar. De hecho estos hombres realizaron una carga poco entusiasta frente a los afganos que rodeaban a los Granaderos, retirándose inmediatamente después del contacto. Enojado Burrows cabalgó sobre el terreno tratando de lograr un nuevo ataque de la caballería, pero sin éxito.

Carga de la caballería de Nuttall

La situación se tornaba desesperada, de modo que la infantería retrocedió en dos direcciones, el ala izquierda hacia Mundabad, y la derecha, que comprendía el 66º, los zapadores y los mineros, y la mayoría de los Granaderos hacia la aldea de Khig. Muchos de los Granaderos fueron asesinados durante la retirada atravesando el barranco principal. El 66º desbordado por el derrumbamiento de los dos regimientos indios, se retiró en pequeños grupos, combatiendo mientras pudo.

Masacre del 66º de a pie

El 66º y los Granaderos, perseguidos por un gran número de afganos, cruzaron el barranco en Khig, donde alrededor de 100 soldados hicieron una primera línea de resistencia en un jardín en las afueras de la aldea. Abrumados, los sobrevivientes se retiraron a través de Khig formando una segunda línea de resistencia en un jardín vallado. La última oposición se hizo por parte de 11 supervivientes del 66º fuera del pueblo, por 2 oficiales y 9 soldados. 

Mayormente a los restos de las tropas indo-británicas les fue permitido abandonar el campo, ya que el ala derecha del ejército afgano se mantuvo entretenido con los supervivientes de las compañías de Granaderos, que lucharon hasta que sus municiones se agotaron y, a continuación, fueron masacrados.

El General Burrows intentó hacerse camino a través de Khig, renunciando a su caballo cediéndolo a un oficial herido y siendo rescatados por un oficial de la Caballería no regular. Se desconoce si el resto de su infantería del ala derecha luchaba a muerte detrás de él. 

En su retirada las tropas indo-británicas y sus acompañantes corrieron hasta la carretera de Kandahar, perseguidos por la caballería afgana. Durante la desorganizada retirada, una escuadrón de la caballería no regular, la batería de la RHA y la infantería que guardaba el tren de bagajes detuvo la persecución de caballería afgana, aunque muchos rezagados fueron capturados y asesinados, en particular los heridos. Por su parte, la infantería y grupos tribales afganos se entretuvieron y distrajeron por la resistencia ofrecida en Khig, por los Granaderos y la oportunidad de saquear los bagajes indo-británicos.

Los supervivientes de la brigada lucharon continuamente camino de Kandahar, hasta que fueron auxiliados por una pequeña fuerza de refresco y la caballería afgana se retiró.

Resultados: Los británicos estaban completamente rotos, y hay que dar las gracias a la apatía de los afganos para escapar de la aniquilación total. De los 2.476 soldados indo-británicos, 21 oficiales y 948 soldados cayeron muertos. Además, 8 oficiales y 169 hombres resultaron heridos. Esto representa aproximadamente el 75% de su fuerza de combate. Los Granaderos perdieron el 64% de su fuerza y el 66º perdió el 62%, incluidos 12 oficiales. En la caballería las pérdidas fueron mucho menores.

Bajas regimentales: 
• RHA, Real de Artillería a caballo: 14 muertos, 13 heridos. 
• 3º (Queen's Own)de Caballería Ligera de Bombay: 27 muertos, 18 heridos. 
• 3º de Caballería no regular de Bombay: 15 muertos, 1 herido. 
• 66º (Berkshire) Regimiento de a Pie: 286 muertos, 32 heridos. 
• 1º de Infantería Nativa de Bombay (Granaderos de Bombay): 366 muertos 61 heridos. 
• 30º de Infantería Nativa de Bombay ( "Fusileroa de Jacob"): 241 muertos, 32 heridos. 
• 2ª Compañía, zapadores y mineros de Bombay: 16 muertos, 6 heridos.

Una estimación fiable de víctimas afganas está en unos 3.000, lo que refleja la naturaleza desesperada de gran parte de los combates.

Guerreros afganos


Conclusiones: El comandante de la brigada indo-afgana, el General Burrows, ansiaba interceptar a la fuerzas de Abu Khan, de modo que descuidó aspectos básicos de táctica y de logística que luego se cobraron su precio; pero no todas las deficiencias se pueden atribuir a este. No obstante, al rechazar los informes de inteligencia y adoptar una disposición táctica tan imprudente son ejemplo de otro militar incompetente. Cabe resaltar:

- En cantidad y ciertos aspectos cualitativos los afganos fueron superiores. Los afganos contaban con 30 piezas de artillería frente a 12 de los británicos, 8.500 tropas de infantería frente a 1.750 de los británicos y alrededor de 2.000 tropas de caballería frente a 575. La cantidad, junto con la excelente artillería afgana (cañones Amstrong), así como la adecuada utilización del terreno, aseguraron la victoria afgana.

- La tecnología es una herramienta, pero no una excusa para violar los principios básicos militares. Los afganos carecían de la ventaja del disparo rápido del fusil Martini-Henry, pero aprovecharon el terreno para ocultar sus movimientos. Por el contrario, los británicos se confiaron en la fortaleza de su tecnología y eligieron erróneamente para combatir un terreno llano pero rodeado de barrancos.

- Una fuerza de alta tecnología puede ser contrarrestada por una fuerza de menor tecnología si esta fuerza ha invertido en seleccionar la alta tecnología. Por ejemplo, los afganos tenían el cañón Armstrong de retrocarga rayado que superó a la artillería británica.

- La logística es un problema para una fuerza expedicionaria: Los británicos optaron por llevar de una vez los suministros necesarios para un mes, en lugar de mantener una línea de comunicación continua y segura con Kandahar. Esta maniobra obligó a que las columnas se alargasen y progresasen lentamente, además de que se lastraba a las unidades operativas y se obligaba a ceder una porción de las mismas para la protección de los trenes de bajages.

- Dentro de la logística el abastecimiento de agua es una preocupación elemental. La fuerza británica se vio paralizada en varias ocasiones por la falta de agua. Incluso si se dispone de agua suficiente en los trenes, el reabastecimiento de los trenes a los elementos de avance sigue siendo un problema.

- La inteligencia táctica y operativa es un problema constante. Las fuerzas británica esperaban encontrarse con la vanguardia afgana pero se encontró con el ejército entero. Los británicos desconocían el orden de batalla de las fuerzas afganas. Aunque los informes de la inteligencia británica fuesen eficaces, no se aportaron con suficiente rapidez. Un gran error fue que el comandante descartase la precisión de los informes de inteligencia.

Monumento dedicado al 66º, "El León de Maiwand", en Reading (Berkshire)

Impacto: La Batalla de Maiwand fue una de las pocas ocasiones en el siglo XIX, donde un ejército asiático derrotó a una potencia occidental. Después de su victoria en Maiwand, Ayub Khan se vio obligado a abandonar su marcha sobre Ghuznee y asediar en su lugar Kandahar . A pesar de las pérdidas en Maiwand la guarnición indo-británica fue suficiente para resistir hasta la llegada del General Roberts con una fuerza de Kabul con la que derrotó definitivamente derrotó a Abu Khan a las afueras de Kandahar el 1 de septiembre. Dicha batalla puso fin a la segunda guerra anglo-afgana. El conflicto en sí mismo tuvo por resultado pocos cambios en la situación geopolítica en Asia central y en todo caso fomentó y agravó la desconfianza afgana sobre los extranjeros.


Fuentes: