Una gloria de Granada

Categoría: La Naturaleza Andalusi
El 25 de mayo de 1890, el Defensor de Granada publicaba un artículo con el título "Una gloria de Granada". Se venía a decir que ante la solemnidad con que antaño se había conmemorado el día de Mariana Pineda, la celebración de hogaño era ridícula

26 de mayo de 2009

 

El 25 de mayo de 1890, el Defensor de Granada publicaba un artículo con el título "Una gloria de Granada". Se venía a decir que ante la solemnidad con que antaño se había conmemorado el día de Mariana Pineda, la celebración de hogaño era ridícula. Leemos en el artículo que: "En cabildo que celebró el ayuntamiento el 13 de mayo de 1836, el síndico D. Mariano Granja hubo de proponer que se conmemorase (…) honrando solemnemente la memoria de Mariana". Según nos cuenta el diario parece que desde 1836 hasta 1856 se conmemoró la grandeza de la heroína, y a partir de esta fecha dejó de revestir importancia.

Éstas son sus palabras: "Granada ofrécenos mañana un caso que parece eludir la ley general del siglo que vivimos; pues nadie que recuerde la forma en que se conmemoraba el aniversario de la ilustre heroína de 1836 a 1856, y pare mientes en la ridícula manera con que en la actualidad se conmemora…". Se pregunta el articulista el por qué esto es así y dice: "¿Acaso no es cada día, según la historia ha depurado los hechos, más grande, más augusta, más digna de admiración, nuestra ilustre conciudadana? ¿Acaso el espíritu de la presente generación, no es más amplio, más justiciero, más generoso, que el de sus antecesores? ¿Acaso los medios de que se dispone, no pueden dar de sí otra cosa que la ridiculez con que se presenta ante el mundo la ciudad de Granada, conmemorando tan glorioso aniversario, como lo harían en cualesquiera de los pueblos más miserables de la provincia?"

Por lo que vemos la celebración de Mariana Pineda ha pasado por altibajos. Una nueva época de esplendor en su celebración fue durante la República, cuando alcanzó un brillo especial. Lógicamente en el franquismo era impensable celebrarla pues su ideario estaba más con los verdugos de Mariana que con la libertad y justicia que ella defendía. Con la restauración de la democracia era de suponer que el día de la Mariana tomara de nuevo auge, pero hemos de reconocer que menos algún intento de darle esplendor, que no ha perdurado, la conmemoración que actualmente se viene haciendo es penosa y casi inexistente.

El Ayuntamiento encuentra en la Toma el día de fiesta local, a pesar de haberse convertido en una celebración para nostálgicos del franquismo. El gobierno municipal del Partido Popular se empeña en inaugurar el año con una concentración xenófoba y racista que daña gravemente la imagen de Granada. En la plataforma Granada Abierta pensamos que el día de fiesta local debe ser hoy, 26 de mayo, día de Mariana Pineda.

Un personaje y una simbología que une a todos los demócratas. Por el contrario, el 2 de enero, la Toma, como fiesta local, divide a los ciudadanos. Por eso hoy, a partir de las ocho y media, estaremos de nuevo en la plaza de la Mariana, en su día, y vamos a lanzar flores a su estatua, y el cantautor Juan Trova nos deleitará con su música y Javier Tárraga representará el romance de Mariana Pineda. Te esperamos en lo que queremos sea una fiesta popular.

Decía el Defensor hablando de Mariana Pineda y de Granada que era: "Una de las figuras más grandes, más bellas y más simpáticas de su historia". Aunque ha transcurrido más de un siglo desde que se escribieron estas líneas sobre Mariana la realidad sigue siendo la misma, o aumentada, si cabe. Mariana es una de las figuras femeninas de mayor altura que ha dado esta ciudad y hoy en día sigue siendo un símbolo de la libertad y de la igualdad. No es casual que García Lorca, tan fino para intuir el sentir popular, le dedicara una obra de teatro.

El Defensor del 5 de mayo de 1929 recoge en sus páginas el homenaje que recibió Lorca en el hotel Alhambra Palace por el estreno en Granada de su Mariana Pineda. La obra se presentó en plena dictadura de Primo de Rivera y fue considerada una escenografía polémica, pero la actriz Margarita Xirgú, que dio vida a la Mariana de Federico, obtuvo un aplauso impresionante del público al sentirse identificado con su heroína. El poeta y dramaturgo vio en Mariana Pineda el símbolo de la liberación de la mujer, que en los albores de la segunda República empezaba a salir del hogar para participar en la vida ciudadana. Federico escribió su drama sobre la heroína para apoyar el incipiente movimiento feminista.

Por todo ello vamos a seguir viniendo cada 26 de mayo a esta plaza, su plaza, para homenajear su figura, lo que simboliza, y para seguir reclamando al Ayuntamiento que dé esplendor y realce a este día, empezando por declararlo fiesta local de la ciudad de Granada.

Javier López Gijón, Juan Antonio Díaz López y Francisco Vigueras son Miembros de Granada Abierta