Entre los geógrafos

Categoría: La Naturaleza Andalusi
Fue el ceutí El Idrisi, educado en Ceuta y Córdoba, considerado como el más grande geógrafo de todas las épocas, aunque también fue poeta y médico











Fue el ceutí El
Idrisi, educado en Ceuta y Córdoba, considerado como el más grande geógrafo de todas las
épocas, aunque también fue poeta y médico. Dijo: “La tierra es redonda, como una
esfera…, atrae los cuerpos como un imán atrae el hierro, gracias a esa atracción
las aguas de los océanos se mantienen unidas a la tierra”.


 



Hoy día, que
todos sabemos estas cosas y más, no parece que sea importante decirlo, pero
entonces el resto de Europa creía en una tierra plana. El juicio de la
inquisición contra Galileo es ilustrativo a este respecto.


 



Bajo el
mecenazgo de Roger II de Sicilia escribió el mejor tratado sobre geografía
descriptiva que existió. Un tratado que se hizo imprescindible para conocer
África y Asia central.



 



Alhacén escribió
“La configuración del mundo”. Una obra sobre astronomía que ejerció gran
influencia durante el renacimiento y sobre la obra de Copérnico, al igual que la
obra de Ibn Ros (Averroes).



 



La obra de
Abnavimunzor también fue grandiosa. Valiéndose de los avances en óptica escribió
un tratado sobre los sistemas astronómicos, sobre los planetas alrededor del Sol
y su diámetro aparente, sobre la rotación de la Tierra y las medidas de su
esfericidad, ¡tres siglos antes que Cristóbal Colón!.



       



Al-Masudi, en su
libro Muruj ad-Dhahab, nos cuenta que Khashkhasd Ibn Saeed, un joven Cordobés,
con un grupo de jóvenes ¡cruzó el Atlántico! regresando el año 889 con un botín
fabuloso. Son enormes las consecuencias a las que este dato nos lleva.



 



En el libro de
dietética del malagueño Al-Arbolí, se habla del uso de los frijoles,
supuestamente traídos de América después de su “descubrimiento”. Y… ¿Quién
cartografió los mapas que Colón utilizó para su viaje?.


 



La duquesa de
Medina Sidonia fue propietaria de una biblioteca contemporánea de aquella época.
Los datos que sobre esta cuestión contiene son verdaderamente sorprendentes. Una
investigación objetiva podría darle un vuelco a la historia.



 



Gracias a todos
estos grandes hombres y mujeres, musulmanes andalusíes, Europa se benefició de
una astronomía, de una geografía, y de algunos descubrimientos del más alto
nivel.



 



Otras gentes de
otros lugares, en la misma línea cultural, también dieron al mundo genios como
el de Al-Juwarizmi, creador de los logaritmos. Así como Al-Jewarit lo fue del
álgebra.



 



Los Banu Musa
calcularon una fórmula para hallar el área del círculo y la trigonometría, según
una obra musulmana del siglo XII, llegando a resolver la ecuación de Kepler, e
introduciendo en Europa los conceptos de Seno, Coseno, Senoverso, Secante, y
Tangente.



 



La creación del
número cero (Sfr = vacío) sin el que la informática no sería posible ni, en
parte, las matemáticas que hoy conocemos, también fue obra de científicos
pertenecientes a la misma línea cultural, como lo fue Al-Biruni. Así, las
matemáticas que introducimos en Europa también fueron del más alto nivel.



 



La cultura andalusí
fue determinante en la labor de “deslizamiento” de nuestra altísima cultura
hacia la Europa del norte, y de la traducción de los clásicos griegos y latinos.


 



Los andalusíes
despertaron la pasión de Europa por nuestro país, ya que en nuestros
territorios, y gracias entre otras cuestiones a la tolerancia y capacidad hacia
otras culturas y religiones, alcanzamos la cúspide de la pirámide de la cultura
universal.



Hoy exportamos
limones y otras frutas, entonces exportábamos hombres y mujeres de ciencia a
todas las cortes de Europa y del mundo conocido.