ISLAM Y AL-ANDALUS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En islamyal-andalus.es usamos cookies

Islamyal-andalus.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Pro nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de webexpertia, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

¿Cómo utiliza webexpertia las cookies?

webexpertia tan solo utilizará las cookies que Usted nos deje utilizar. Podrá controlar sus cookies a través de su navegador. Podrá encontrar más información al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  1. Cookies de Rendimiento
  2. Cookies Funcionales
  3. Cookies de Marketing

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

1. Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a webexpertia a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que Usted navegue por el sitio
  • Que webexpertia recompile información sobre cómo utiliza Usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

2. Cookies Funcionales

Nuestro propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de webexpertia. Podrá rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. webexpertia utiliza estas cookies para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en nuestro sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de marketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

3. Cookies de Marketing

Dichas cookies son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a webexpertia, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página de webexpertia para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies a través de la página web de webexpertia, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Aquí tiene una fuente de información sobre cómo llevar a cabo dicho proceso: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de sus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

ABU 'ALI HASAN ASH-SHAKKAZ

Estuvo con nosotros en Sevilla y murió en esta ciudad; fue uno de esos que sirvieron fielmente a nuestro shaykh al-' Adawi hasta su muerte.

Ibn Arabí . Los Sufies de Al-Andalus 

Era un hombre propenso a los llantos y las lágrimas raras veces estaban ausentes de sus ojos. Con frecuencia hacía compañía a mi tío paterno, que formaba parte de la élite de las Gentes de Alláh.

Una noche que estaba en su casa, desenrolló una estera nueva y, al realizar el salat, las lágrimas corrieron por encima de ella. Al día siguiente, quitó la estera, y vi que el lugar donde habían caído las lágrimas se había deteriorado y ablandado. Le visité desde mi ingreso en el Camino hasta su muerte.

Estaba muy apegado al estado de matrimonio y no habría podido prescindir de él. Nuestro shaykh ash­-Shubarbuli había querido casarle con una de sus sobri­nas y Umm az-Zahdi' vino un día a vede y le informó de ese proyecto. Era un sábado. Cuando oyó aquella noticia, inclinó un momento la cabeza hacia el suelo, como si se estuviera entreteniendo con alguien. Luego levantó la cabeza y dijo: "De todos los hombres, me gustaría mucho establecer lazos de parentesco con él, pero ya estoy casado y, dentro de cinco días, presentaré a mi esposa".

Cuando ella le preguntó con qué chica se había casado, él respondió: "Ese día se sabrá!". De vuelta a casa, permaneció en cama cinco días y murió. Que Alláh tenga misericordia de él!.

Se alimentaba de plantas amargas y te hacía comer como si se tratara de golosinas. Poseía numerosas gracias espirituales y saqué gran provecho de su compañía. Se adecuaba al comportamiento propugnado en los Cuarenta Hadiths relacionados por Suhayli. Este hombre va­liente vivía del trabajo de sus manos. Después de su muerte, su hermano le habló en una visión y le preguntó cómo le había tratado Alláh. A lo que él contestó: "Cada día, me da trabajo para ocho días".

Ayunaba continuamente y seguía la práctica del ayuno ininterrumpido. Rezaba mucho y evitaba la com­pañía de los hombres, salvo la de sus allegados. Estaba dotado de un gran sentido del humor, pero siempre decía la verdad; aunque le agradaban las bromas dichas de buena fe, detestaba la mentira y no aguantaba a los mentirosos.

Un día se dirigió al barrio de los Bani Calih para humedecer unas pieles en el río y ponerlas al sol. Mientras estaba ocupado en este quehacer, una mujer de Sevilla pasó cerca de él. Las gentes de Sevilla y sus mujeres son muy amables y graciosas. Esta mujer llamó a su compañera y le propuso gastar una broma a aquel hombre, ya que era curtidor. (Es preciso saber que, entre nosotros, la palabra shakkaiz se aplica al que blanquea y flexibiliza las pieles y que las personas de este país hacen de esta palabra un apodo para los hombres que no se preocupan por las mujeres, dicho de otra forma, los hombres cuyo miembro está tan blando como las pieles que trabajan). La mujer se acercó y se mantuvo cerca de él, pero él invocaba a Alláh y no se cansaba de su dhikr. "Que la paz sea contigo, hermano!", le dijo ella. Le devolvió el saludo y volvió a su invocación. Entonces ella le preguntó cuál era su oficio. El le dijo que le dejara en

paz, pues sabía muy bien adónde quería ir a parar. "No te me escaparás tan fácilmente", le respondió ella. El sonrió y le dijo: "Soy un hombre que moja lo que está seco, que ablanda lo que está tieso y que arranca los pelos" (evitando así emplear la palabra shakkaz. Ante esta salida, ella se echó a reír y dijo: "Queríamos atraparlo, pero es él el que nos ha tomado el pelo!".

Era un hombre de gran influencia, con el corazón puro, que nunca había guardado rencor a nadie. Descono­cía el comportamiento de la gente para con él y no podía imaginar que pudieran desobedecer a Alláh.