ISLAM Y AL-ANDALUS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En islamyal-andalus.es usamos cookies

Islamyal-andalus.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Pro nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de webexpertia, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

¿Cómo utiliza webexpertia las cookies?

webexpertia tan solo utilizará las cookies que Usted nos deje utilizar. Podrá controlar sus cookies a través de su navegador. Podrá encontrar más información al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  1. Cookies de Rendimiento
  2. Cookies Funcionales
  3. Cookies de Marketing

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

1. Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a webexpertia a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que Usted navegue por el sitio
  • Que webexpertia recompile información sobre cómo utiliza Usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

2. Cookies Funcionales

Nuestro propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de webexpertia. Podrá rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. webexpertia utiliza estas cookies para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en nuestro sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de marketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

3. Cookies de Marketing

Dichas cookies son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a webexpertia, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página de webexpertia para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies a través de la página web de webexpertia, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Aquí tiene una fuente de información sobre cómo llevar a cabo dicho proceso: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de sus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

ABÚ ‘ABDALLÂH MUHAMMAD ASH-SHARAFÎ

Este shaykh hacía siempre sus cinco salat en la gran mezquita de ‘Udays, en Sevilla. Se ganaba la vida vendiendo opio[2], que recogía en la buena estación y que vendía a personas íntegras, cuyo dinero sabía que había sido ganado honradamente.

Ibn Arabí . Los Sufies de Al-Andalus

 

Se quedaba tanto tiempo de pie realizando sus salat que sus pies se hinchaban y, en ese estado, las lágrimas le corrían por la barba como perlas. Vivió en la misma casa durante cuarenta años, sin encender nunca ni fuego ni luz, entregándose con fervor a las obras de adoración.

Un día me sorprendió retrasándome por mirar al loco del barrio que estaba en medio de la muchedumbre. No le había visto, pero me cogió por la oreja, me llevó aparte y me dijo: “¿Eres tú el que obra así?”. Ante estas palabras, me sentí totalmente avergonzado y me dirigí con él a la mezquita.

Solía anunciarme los acontecimientos antes de que se hubieran producido y todo ocurría siempre como había pronosticado.

En la mezquita, nunca ocupaba un lugar determinado ni hacía su salat dos veces en el mismo sitio. Como nadie se atrevía a pedirle abiertamente que rogara por él, el que quería beneficiarse de sus súplicas[3] le acechaba cuando entraba en la mezquita para saber dónde iba a hacer su salat; entonces iba a ponerme a su lado. Cuando el shaykh se sentaba después del salat, la persona que deseaba su ayuda efectuaba su súplica (du’á) en voz alta y el shaykh añadía su “Amin”; esa era su manera de suplicar. Un día, le pedí que rogara por mí y lo hizo, empezando incluso la petición en mi lugar, alabado sea Allah!. Siempre me dirigía la palabra el primero, pues sentía ante él un temor reverencial. He sacado un gran provecho de su compañía.

Por lo que respecta a sus gracias espirituales, observé que ante la proximidad de su muerte, abandonó su morada diciendo que quería hacer un viaje. Se marchó hacia su pueblo natal de Aljarafe, a dos parasangas[4] de Sevilla. Cuando llegó, se murió. Que Allah sea misericordioso con él!

Un día vio a un niño pequeño con un cesto de semillas de hinojo sobre la cabeza; el chico parecía profundamente afligido. El shaykh le miró con asombro y se apiadó de él. Este le pidió entonces una oración mientras la gente se amontonaba a su alrededor. “¿Que te ocurre, hijo mío?”, le preguntó el shaykh. “Mi padre ha muerto, dejando a mi madre y a mis hermanos sin recursos. Hoy nos hemos levantado sin tener nada para comer y, como mi madre conservaba estas semillas de hinojo, me dijo: ‘Cógelas, hijo mío, y vete a venderlas; si es suficiente, tráenos con qué comer todo el día”. El shaykh lloró e, introduciendo la mano en el cesto, sacó algunas semillas. A continuación dijo: “Es una buena mercancía, pequeño. Ve a decirle a tu madre que tu tío de Aljarafe ha cogido algo, y que está en deuda con vosotros”. Entonces un comerciante cogió el cesto y dijo: “Ahora que el shaykh ha cogido, estas semillas tienen su bendición”. El comerciante fue a buscar a la madre del chico y le dio setenta dinares mu’min[5] por la cesta. El shaykh había obrado de esta forma por misericordia para con ellos. ¡Que Allah esté satisfecho con él!.

Ad-Durrat  al-fákhirah [6]

Siempre estaba ausente del país en la época de la peregrinación (hayy). Un grupo de peregrinos de Sevilla le vieron.[7]

Un día, estaba con él para el salat de medio día en la mezquita de ‘Udays, cuando observó una gran concentración de personas. Me preguntó lo que venían a hacer y le dije que el juez los había reunido para ratificar el nombramiento de un nuevo muhtasib[8], ellos se habían pronunciado por aI-Irnâq. Al oír eso, sonrió y dijo:

“Cuando haya terminado el salat del medio día, verán que les han impuesto a un hombre que ellos no habían elegido”. Le pregunté quién podría ser, pero me contestó que lo sabría después del salat. Entonces realice el salat con él y, cuando terminamos, el juez anunció que había decidido nombrar a at-Talabî para el cargo. Luego se marchó. El shaykh me dijo: “Ves, se ha comportado con ellos como un hombre inteligente con su mujer: le pide su opinión, pero no actúa de acuerdo con sus pretensiones’


[1] Futûhât, 1, pág. 206.

[2] Utilizado naturalmente para fines médicos.

[3] Las súplicas (du’â’) son invocaciones dichas fuera de las oraciones canónicas y que a menudo van inmediatamente después. Aunque se consideran una forma de oración personal y pueden decirse en una lengua distinta al árabe, generalmente se componen de fórmulas árabes transmitidas por el Profeta, sus Compañeros o algún gran santo, pues así es como transportan su influencia espiritual.

[4] La parasanga (farsakh), medida de distancia de los antiguos persas, corresponde a un trayecto recorrido en una hora por un caballo al paso; se ha evaluado en unos 5.250 metros.

[5] Son los dinares acuñados por ‘Abd al-Mu’min (muerto en 1163), sucesor del Mahdî Ibn Tûmart y fundador de la dinastía mu’minide. Los almohades gobernaron en España hasta 1212.

[6] Esad Ef. 1777, f. 83 a.

[7]Cf. supra, n. 50.

[8] Funcionario encargado en principio de la vigilancia de los mercados, especialmente para el control de los pesos y de las medidas, el muhtasib se convirtió rápidamente en el portavoz del juez (qâdî)