ISLAM Y AL-ANDALUS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En islamyal-andalus.es usamos cookies

Islamyal-andalus.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Pro nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de webexpertia, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

¿Cómo utiliza webexpertia las cookies?

webexpertia tan solo utilizará las cookies que Usted nos deje utilizar. Podrá controlar sus cookies a través de su navegador. Podrá encontrar más información al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  1. Cookies de Rendimiento
  2. Cookies Funcionales
  3. Cookies de Marketing

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

1. Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a webexpertia a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que Usted navegue por el sitio
  • Que webexpertia recompile información sobre cómo utiliza Usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

2. Cookies Funcionales

Nuestro propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de webexpertia. Podrá rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. webexpertia utiliza estas cookies para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en nuestro sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de marketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

3. Cookies de Marketing

Dichas cookies son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a webexpertia, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página de webexpertia para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies a través de la página web de webexpertia, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Aquí tiene una fuente de información sobre cómo llevar a cabo dicho proceso: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de sus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

EL CALIFA QUE EVITÓ QUE AL-ÁNDALUS ACABASE EN PODER DE LOS VIKINGOS

abdrahmanII

Semanas atrás os traía el relato sobre el asedio vikingo a París del año 885 y cómo vieron frustrados sus planes al encontrarse ante una preparadísima y muy bien organizada estrategia de defensa y contraataque por parte de los franceses.

Pero esta no fue la primera ni única vez en la que los aguerridos escandinavos salían escaldados en una de sus importantes incursiones. Cuatro décadas antes ya lo habían intentado en la Península Ibérica y a pesar de obtener varios triunfos a la hora de atacar importantes puertos y poblaciones, tras varias semanas saqueando y matando descontroladamente por toda la región de Sevilla fueron finalmente ganados en una importantísima batalla que tuvo lugar en Tablada, el 11 de noviembre del año 844.

Gracias a la intervención de Abderramán II, emir del Emirato de Córdoba, se consiguió repeler el asedio vikingo, dejando un millar de enemigos muertos y cuatrocientos prisioneros que fueron usados como esclavos y un gran número reconvertidos al islam.

Mapa-de-las-devastadoras-invasiones-vikingas-en-los-siglos-IX-y-X-ballandalus

 

Mapa de las devastadoras invasiones vikingas en los siglos IX y X

 

Todo había comenzado al iniciarse el mes de agosto de ese mismo año, en el que una cincuentena de barcos vikingos llegó hasta la parte cantábrica de la península, arrasaron con todo lo que pudieron y siguieron camino hacia Lisboa, donde hicieron tres cuartos de lo mismo.

En septiembre ya habían bordeado la parte atlántica de la península llegando a Cádiz desde donde tiraron tierra adentro hasta encontrar el río Guadalquivir y navegarlo rumbo a Sevilla, el objetivo prioritario de los atacantes. Sabían de la riqueza que la población guardaba y, como era habitual en todas las incursiones vikingas, no reparaban en aniquilar a todo aquel que se interponía en su camino.

Finalizando el mes de septiembre llegaron a Coria del Río donde saquearon todo lo que pudieron y no dejaron ni un solo habitante con vida. El siguiente objetivo era la capital a la que llegarían tres días más tarde y en donde volverían a campar a sus anchas.

La-incursion-vikinga

 

La incursión vikinga en Al-Ándalus fue devastadora 

 

El problema que tuvieron los sevillanos fue el estar totalmente desprotegidos al huir de allí el mismísimo caudillo militar, quedando desamparados y a la suerte de la barbarie vikinga. Durante una semana estuvieronsaqueando la población y matando a todo aquel con el que se encontraban. No importaba si era un adulto, mujeres, niños o ancianos… intentaban acabar con la vida de la mayoría y al que veían en buenas condiciones físicas lo apresaban y se lo llevaban para ser vendido como esclavo. Afortunadamente un gran número de personas pudieron huir.

Al ser conocedor de las nefastas noticias, Abderramán II ordenó formar un potente ejército que fuese a liberar Al-Ándalus de la invasión de los escandinavos. El plan consistió en atraer la atención de los atacantes hacia el sur de Sevilla, donde los estarían esperando en las inmediaciones de Tablada, por aquel entonces pequeña población y en la actualidad barrio.

Fue en aquel mismo lugar donde el ejército del califa aplastó con contundencia a los vikingos invasores. Se calcula que fueron mil los muertos y, como he comentado anteriormente, cuatrocientos los prisioneros.

El resto de la potente flota vikinga decidió recular y marcharse por donde habían llegado, no sin antes arrasar y saquear otras poblaciones que se encontraron por el camino.

Abderramán II puso todo su empeño en ayudar a todas aquellas poblaciones afectadas por los salvajes saqueos y muertes indiscriminadas de los vikingos. Facilitó el repoblado de muchos de los pueblos asolados, así como el levantar de nuevo todas aquellas edificaciones que habían sido destruidas.

Algunos de los nuevos pobladores en poblaciones como Coria del Río o Carmona fueron muchos de aquellos vikingos que habían sido hechos prisioneros, reconvertidos al islam y liberados para que viviesen y trabajasen como granjeros.

En el poco más de una década en la que siguió con vida (falleció en el 852), Abderramán II devolvió a aquella tierra el esplendor andalusí por el que tanto había destacado.