ISLAM Y AL-ANDALUS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En islamyal-andalus.es usamos cookies

Islamyal-andalus.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Pro nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de webexpertia, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

¿Cómo utiliza webexpertia las cookies?

webexpertia tan solo utilizará las cookies que Usted nos deje utilizar. Podrá controlar sus cookies a través de su navegador. Podrá encontrar más información al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  1. Cookies de Rendimiento
  2. Cookies Funcionales
  3. Cookies de Marketing

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

1. Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a webexpertia a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que Usted navegue por el sitio
  • Que webexpertia recompile información sobre cómo utiliza Usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

2. Cookies Funcionales

Nuestro propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de webexpertia. Podrá rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. webexpertia utiliza estas cookies para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en nuestro sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de marketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

3. Cookies de Marketing

Dichas cookies son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a webexpertia, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página de webexpertia para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies a través de la página web de webexpertia, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Aquí tiene una fuente de información sobre cómo llevar a cabo dicho proceso: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de sus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

¿CUÁNTO COSTÓ LA GUERRA DE GRANADA?

Al-Hambra-atardecer

Dicen que fue la primera guerra moderna y salió por unos mil millones de maravedíes. A mí me parece que todas las guerras son medievales y hasta prehistóricas;  la paz no tiene precio. 

 

 

José Luis Delgado

 

 

Publicado  en; http://ccislamicodemalaga.org/noticia.php?tabla=articulos&;id=364

 

 

 

Lo que cuesta una guerra es incalculable. A pesar de las dificultades con las que los investigadores tropiezan para calcular el costo de una guerra referido a los aspectos económicos y no a otros, los estudios más precisos aventuran que los gastos en metálico que la Corona de Castilla efectuó para llevar a cabo la Guerra de Granada, que duró nada menos que diez años, de 1482 a 1492, se aproximan a los mil millones de maravedíes; cantidad que ella sola no podía sufragar, por lo que tuvo que recurrir a medios extraordinarios a base de bulas, préstamos y donaciones.

De la primera institución de la que se echó mano fue de la Iglesia. Los Reyes Católicos consiguieron que el Papa Sixto IV en 1479 considerara aquella campaña como una Cruzada contra los infieles y por eso otorgó una bula especial mediante la cual se recogían sustanciosas limosnas del pueblo a cambio de prebendas espirituales, después de que se fuera pregonando por toda Castilla, Aragón y Navarra la necesidad que había de acabar con "los moros, enemigos de la fe".

Oradores especializados iban por los pueblos, calles y plazas predicando los beneficios espirituales que la bula de esta Cruzada otorgaba a los que aportaran su colaboración económica o su participación como combatientes: absolución de los pecados, indulgencia plenaria, exención de ayunos, descanso dominical a los combatientes, etc. Los soldados que querían participar obtenían su "cruz" de cruzado por solo dos maravedíes con lo que suponían un trato especial espiritual si morían en la guerra contra el infiel.

Otra importante donación vino de los ingresos que los Trinitarios obtenían para rescatar a los cautivos apresados por los turcos; ahora tales donativos fueron desviados para la Guerra de Granada.

Otro de los recursos fue la llamada "décima"; consistía en que todos los estamentos de la Iglesia tendrían que contribuir con la décima parte de todas sus rentas. Además estuvieron las importantes aportaciones de las tres grandes Órdenes Militares, Santiago, Alcántara y Calatrava. Mucho le debían por lo tanto los Reyes Católicos a la Iglesia; tanto que el propio Papa reclamó luego la tercera parte de lo recaudado para hacer frente a la guerra contra los turcos, que era la otra amenaza que la cristiandad sufría por oriente y el Mediterráneo.

Otro medio de allegar fondos fueron los préstamos que se obligaba dar a los nobles, los profesionales bien situados, mercaderes extranjeros y algunas instituciones como La Mesta. Los nobles que más contribuyeron fueron el Duque de Medina Sidonia y el Conde de Benavente.

Pero luego había que devolver lo prestado con un 10% de interés o conceder a cambio tierras conquistadas a los granadinos. Así por ejemplo, Montefrío fue entregada a Don Alonso Fernández de Córdoba, señor de la Casa de Aguilar, a cambio de 7.000.000 de maravedíes de préstamo. Por eso se formaron los latifundios andaluces en manos de unos pocos.

Tampoco se escaparon de pagar las comunidades hebreas y mudéjares castellanas. Los comerciantes judíos tuvieron que aportar dinero para la guerra, unos 50 millones en total; aunque a ellos maldita la gracia que les hacía porque ya pagaban un impuesto especial a la Corona, pero ésta le impuso una contribución extraordinaria y tuvieron que aceptar a la fuerza.

Todo esto, unido al botín conseguido a costa de los granadinos a medida que se iba conquistando el Reino nazarita, fue suficiente para ir costeando una larguísima guerra que, según dicen los historiadores, fue la última medieval y la primera moderna.

Aunque a mí me parecen que todas las guerras son bastante medievales y debieran ser prehistóricas o libradas solo por los jefes en un ring de boxeo. Y los segundos fuera.