ISLAM Y AL-ANDALUS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En islamyal-andalus.es usamos cookies

Islamyal-andalus.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Pro nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de webexpertia, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

¿Cómo utiliza webexpertia las cookies?

webexpertia tan solo utilizará las cookies que Usted nos deje utilizar. Podrá controlar sus cookies a través de su navegador. Podrá encontrar más información al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  1. Cookies de Rendimiento
  2. Cookies Funcionales
  3. Cookies de Marketing

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

1. Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a webexpertia a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que Usted navegue por el sitio
  • Que webexpertia recompile información sobre cómo utiliza Usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

2. Cookies Funcionales

Nuestro propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de webexpertia. Podrá rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. webexpertia utiliza estas cookies para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en nuestro sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de marketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

3. Cookies de Marketing

Dichas cookies son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a webexpertia, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página de webexpertia para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies a través de la página web de webexpertia, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Aquí tiene una fuente de información sobre cómo llevar a cabo dicho proceso: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de sus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

Avenzoar

Nació en Sevilla en el 487 de la Hégira (1092) y murió en la misma ciudad en el 557/1161 siendo enterrado en la Puerta de la Victoria

Su nombre era Abü Marwan Abd al-Malik lbn Zuhr. Sus nombres latinos fueron A venzoar (Abhomeron), Abincoar, Abymeron Avenzoar.

 

Nació en Sevilla en el 487 de la Hégira (1092) y murió en la misma ciudad en el 557/1161 siendo enterrado en la Puerta de la Victoria.

 

Es el más célebre de la dinastía Sevillana de los Banü Zuhr, fue amigo de Averroes, y su fama como práctico fue tal que el mismo Ibn Rusd al final de su Colliget remite a la obra Taysir para todo lo que se refiere a su terapéutica.

 

Su vida: Anécdotas de su actuación como médico.

Según el historiador Ibn Abr Usaybia alcanzó como su padre Abü-l-Ala una gran categoría en el campo de la medicina, siendo famoso en al­Andalus y en todo al-Magrib por su gran experiencia en la práctica médica. Entró al servicio de la dinastía almorávide y luego más tarde cuando Abd al-Mumin se alzó con el reino y fue proclamado Príncipe de los creyentes (amìr al-muminín) fue llamado como médico a la corte de Marrakus.

 

Respecto a su actuación como médico de cabecera del califa citado Ibn Usaybia cuenta varias anécdotas. En una de ellas refiere que estando necesitado el califa Abd al-Mumin de una purga pero repugnando el olor y sabor del purgante Ibn Zuhr tuvo la idea de regar una planta de vid que había en el Jardín con agua conteniendo macerados las sustancias purgantes, luego le invitó a tomar varias uvas. Le dijo con las diez primeras que tomes te sentarás lo menos diez veces en la silla (es decir en el retrete) y así fue en efecto; sintiéndose por ello mejor el califa. Esto aumentó la reputación ante el soberano.

 

Otra anécdota que refiere el célebre al-Arabì, y que refiere Ibn Abì Usaybia a quien describe la perspicacia de Avenzoar ante los enfermos. Dice que la casa del Príncipe de los Creyentes en Sevilla adonde pasaba visita todos los días Ibn Zuhr se encontraba cerca del baño de Abu-l-Jayr y que allí vivía un enfermo que tenía el abdomen hinchado y la cara con ictericia. Este enfermo rogaba a Aven­zoar que le viera, pero por su prisa siempre pasaba de largo, hasta que por fin un día entró en su casa para visitarle. Observó que tenía un botijo (ibriq) muy viejo donde tenía el agua para beber. Entonces el célebre médico le dijo que rompiera aquel cacharro pues en él residía la causa de su enfermedad. El enfermo se resistía a romperlo hasta que por fin lo hizo y encontró dentro de él una enorme rana. Avenzoar le dijo que aquella era la causa de su hidropesía. Se refiere que aquel enfermo se curó.

La tercera anécdota se refiere al mismo Aven­zoar: El mismo Ibn Abì Usaybia refiere que la tomó del cadi Abu Marwan b.  Abd al-Malik b. Lajmi; que había en Sevilla otro sabio médico que había escrito un Libro sobre medicamentos simples en dos volúmenes y que apenas comía higos mientras que Abü Marwan Ibn Zuhr comía muchos. Aquel médico apodado Al-Far decía jocosamente a Abü Marwan b. Zuhr enfermarán de una úlcera (nagala) por tu perseverancia en comer higos y Avenzoar respondía por no comer higos te darán convulsiones (tasanu)). Por desgracia Abü Marwan b. Zuhr, termina diciendo Ibn Abì Usay­bia murió de una úlcera en su costado. Su hijo Abü Bakr le trataba con fórmula que su padre confeccionaba pero al no darle resultado intentaba convencer a su padre de que utilizara otras fórmulas pero se negaba a ello por creer que así era la voluntad divina. Según Renaud, ambos, Abuleizor y Avenzoar, murieron de antrax por diabetes.

 

Obras médicas (1)

 Libro del justo medio acerca de la recuperación de los cuerpos y de las almas (El Kitab al-Iqtisad fi islah al-anfus wa-l-aysad). Fue terminado en 1121 y en él da una serie de indicaciones terapéuticas junto con normas profilácticas. Esta obra ha sido traducida por la Profesora Rosa Kuhne Brabant y ha sido tema fundamental de su tesis doctoral en la Universidad Complutense de Madrid (1971). Ha trabajado sobre el ms 834 de la Biblio­teca del Escorial.

 

Libro de los alimentos y medicamentos (Kitab al­-agdiya wa-l-adwiya). Edición y traducción española en preparación por Amador Díaz.

 

 Libro de la simplificación de la terapéutica y la dieta (Kitab Taysir fi l-mudawawa -l-tadbir). Escrito entre 1121 y 1122 por encargo del califa Abd al-Mumin, el autor señala el valor de la experiencia. En ella se describe por primera vez el abceso de pericardio, recomienda la traqueotomía, la alimentación artificial a través del esófago o del recto y es uno de los primeros en tratar el arador de la sarna (sarcoptes scabei). Ibn Rusd alabó su valor práctico (1 bis).

 

Libro de la colección de jarabes y electuarios (Kitab al-yami fi l-asriba wa-l-maayin) (Obra redactada como complemento del Kitab al-Taysir).

Libro de la cosmética (Kitab al-zina). Obra dedicada al príncipe almorávide Ibrahim b. Yusuf b. Tasfin entonces gobernador de Sevilla. La Profesora Rosa Kühne que ha estudiado la obra (tariq al-zina) analiza su contenido. En él propone Ibn Zuhr "pomadas y ungüentos contra determinadas afecciones de piel (como granos, rojeces, pecas, etc.) polvos dentales, colirios, tintes para el cabello y la barba (o para disimular cicatrices), productos para fortalecer el pelo y las uñas, depilatorios, desodorantes, perfumes y fumigaciones. (Rosa Kühne "Avenzoar y la cosmética", Orientalia Hispanica, 1, 1, 435).

Tratado sobre las enfermedades de los riñones (Maqala fiilal al-kula).

Epístola sobre la Lepra (Risala fi l-baras).

Memorandum (Kitab al-Tadkira).

El libro de la norma improvisada (Kitabb al-qanun al-Muqtadah ).

Compendio del libro del método de la curación de Galeno (Kitab mujtasar hilat al-bur li- Yalinüs).

Epístola sobre la superioridad de la miel sobre el azúcar (Risalat tafdil al- asad ala l-sukkar).

Memorandum sobre los medicamentos purgantes (Tadkira fi l.dawa al-Mushil).

 

Esta es la obra inmensa del celebre Avenzoar de la que destaca el célebre Taysir que pasó a Occidente por medio de la traducción al latín de Paravicini (c. 1280) y la de Juan de Padua (1262-1278).

 

El hijo y nieto de Abü Marwan fueron igualmente médicos de los almohades pero su obra no pasó a Occidente.

 

(1) Ibn al-Abbar, Takmila edic. Codera, II, 617 n.2 1717.

 

(1 bis) De ella se han hecho una serie de traducciones antiguas: Tractus de morbus renun (Venetiis, 1497).

Tractabus de febribus (Medici antiqui Graeci Latini et arabes qui de febribus scripserunt) (Venetiis, 1594).

Variorum medicorum Gráecorum Latinorum et Arabum de febribus tractatus (Venetiis, 1576).

De febribus opus sane aureum... nempe Graeci arabes atque Latini. (Venetiis, G. Perchacinum 1976 (Colofon 1775) National Library of Medicine, Betheds, Maryland (Libro III, tr. 2).