ISLAM Y AL-ANDALUS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En islamyal-andalus.es usamos cookies

Islamyal-andalus.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Pro nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de webexpertia, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

¿Cómo utiliza webexpertia las cookies?

webexpertia tan solo utilizará las cookies que Usted nos deje utilizar. Podrá controlar sus cookies a través de su navegador. Podrá encontrar más información al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  1. Cookies de Rendimiento
  2. Cookies Funcionales
  3. Cookies de Marketing

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

1. Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a webexpertia a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que Usted navegue por el sitio
  • Que webexpertia recompile información sobre cómo utiliza Usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

2. Cookies Funcionales

Nuestro propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de webexpertia. Podrá rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. webexpertia utiliza estas cookies para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en nuestro sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de marketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

3. Cookies de Marketing

Dichas cookies son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a webexpertia, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página de webexpertia para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies a través de la página web de webexpertia, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Aquí tiene una fuente de información sobre cómo llevar a cabo dicho proceso: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de sus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

Tras los pasos de Abu Lahsan Achcharri

“En aquel entonces en cada rincón de Ceuta había una mezquita donde impartían clases los más destacados sabios”

www.elfarodeceuta.eswww.elfarodemelilla.es

 

El paso del tiempo sepulta en ocasiones el patrimonio no sólo artístico, sino también el intelectual. La sabiduría de personajes que, por la ausencia de testimonios más definidos, caen en el olvido de la sociedad a la que tanto contribuyeron con sus conocimientos. Es el caso de Abu Lahsan Achcharrri, sabio de finales del siglo XII y principios del XIII y fundador de la primera madrasa de la ciudad (Ceuta).  


Abu Lahsan Alí Ben Mohamed Ben Alí Ben Mohamed Ben Yahya Ben Yahya Ben Abdelá Ben Yahya Ben Yahya Al Gafiki Achcharri -nacido  en Ceuta en el día 5 del mes de Ramadán del año 1176 d.C., año 571 en el  calendario musulmán- “es originario de una comarca de Murcia conocida por aquel entonces como Charra, posiblemente un pueblo”, señala Hamed Liazid, imam de la mezquita Sidi Embarek e investigador de esta figura histórica.

Liazid relata que su familia abandona la península, sus padres y hermanos, y llega en el año 1166 d. C. para instalarse en este enclave del norte de África. Su familia se dedicaba al comercio, “su padre era docto en jurisprudencia y letras”, apunta Liazid. Diez años más tarde nace el sabio Achcharri en la tierra que hoy recibe el nombre de Ceuta.


La trayectoria vital de este personaje coincide con la época rica en conocimiento científico en la ciudad, según Liazid. “En Ceuta misma, en esa fecha, llega un gran sabio de la tradición y ciencias islámicas llamada Ibn Obaid Allah, un hombre de gran saber en todas las ciencias islámicas que realizó una labor de enseñanza a gran nivel, lo cual hace de Ceuta un punto de mira del aprendizaje y cursar estudios muy superiores de todas las regiones del mundo islámico y llevaría a Ceuta a destacar como capital de ciencias y del saber, como Alejandría, Damasco o Bagdad”, explica el imam, “a veces traspasando estas fronteras”, apunta.


“En aquel entonces en cada rincón de Ceuta había una mezquita donde impartían clases los más destacados sabios”, continúa Liazid. Según las fuentes históricas recopiladas por el imam,  Achcharri fue experto en hadit, fiqh y adab, e impartió clases en muchas de ellas, compaginando esa labor con una obra única en el Occidente islámico de entonces: la fundación de la primera madrasa universitaria de la ciudad, ubicada al oeste de la ciudad en las cercanías de las Murallas Reales según el arqueólogo Carlos Gonzalbes . “Disponía de un internado, alojamiento para estudiantes, gastó una importante fortuna para conseguir los mejores libros que por entonces comenzó a recopilar haciendo de ellos una gran biblioteca en esta región del mundo islámico. También tenía su correspondiente cementerio para él, su familia y los estudiantes que fallecieran allí”, enumera Liazid.


Achcharri utilizó la herencia de su padre para poner en marcha esta empresa. Disponía de delegados que le representaban en sus negocios en lugares como Génova, Inglaterra o el mar Mediterráneo. Todas sus riquezas las invirtió en obras sociales y benéficas dirigidas a los más necesitados y en la cultura. “Por lo cual  la gente de Ceuta, por unanimidad, deciden nombrarle gobernador de la plaza marinera, cargo que rechaza al inclinarse hacia las ciencias. Pero esta decisión le trajo un mal: ser desterrado de su ciudad natal por Abu Laabas Ahmed El Yanachti”, Liazid denota en sus palabras cierto abatimiento por aquel acontecimiento. Achcharri se marcha a Almería en el año 1246 d.C. donde se dedica a la divulgación científica entre muchos estudiantes de las regiones de la península hasta 1253 d.C., año en el que se trasladar a Málaga, con el deseo de volver a Ceuta y ver a su familia. “Un encarcelamiento en libertad”, subraya Liazid.


“Desgraciadamente, ese sueño nunca se convirtió en realidad porque Abu Lahsan Achcharri fallece en Málaga el segundo del mes de Ramadán del año 1254 d.C.”, concluye Liazid. A pesar de la imagen desdibujada que se conserva de este sabio -incluso su madrasa ha quedado reducida a un recuerdo de un esplendor pasado- hay quienes dan continuidad en esta plaza marinera a su legado: el cultivo del saber.