ISLAM Y AL-ANDALUS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En islamyal-andalus.es usamos cookies

Islamyal-andalus.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Pro nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de webexpertia, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

¿Cómo utiliza webexpertia las cookies?

webexpertia tan solo utilizará las cookies que Usted nos deje utilizar. Podrá controlar sus cookies a través de su navegador. Podrá encontrar más información al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  1. Cookies de Rendimiento
  2. Cookies Funcionales
  3. Cookies de Marketing

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

1. Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a webexpertia a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que Usted navegue por el sitio
  • Que webexpertia recompile información sobre cómo utiliza Usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

2. Cookies Funcionales

Nuestro propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de webexpertia. Podrá rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. webexpertia utiliza estas cookies para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en nuestro sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de marketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

3. Cookies de Marketing

Dichas cookies son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a webexpertia, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página de webexpertia para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies a través de la página web de webexpertia, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Aquí tiene una fuente de información sobre cómo llevar a cabo dicho proceso: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de sus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

MORAYMA

Nace en Lawsha (Loja), hija de Aliatar. Casa con Muley Abu-Abdalla-Babdali "Boabdil". Muere en Laujar de Andarax en agosto de 1493 siendo sepultada en un lugar desconocido de Mondújar.

MORAYMA, ESPOSA DE BOABDIL

Es una bonita historia que acaeció en Granada y que terminó en nuestras tierras del Andarax: se refiere a la vida y hechos ocurridos a la bella Morayma.

Boabdil, heredero del trono alhamar, casó con la joven de 15 años Morayma. El padre de Morayma, Alí Athar, era un hombre muy rico pero vivió pobre, ya que sus rentas las invertía en la defensa del Rey. Baste decir que su hija Morayma, el día de las bodas, tuvo que engalanarse con vestidos y joyas prestadas.Un cronista invitado a la fiesta nupcial cuenta que la novia vestía saya y chal de paño negro y una toca blanca que casi le ocultaba el rostro. «lástima - dice- porque sus facciones son muy lindas y seductoras». Y un poeta musulmán asegura que Morayma tenía ojos grandes y expresivos en un rostro admirable y conjetura. «a través de las tupidas ropas adivinábase unos hombros, unos brazos, unas caderas y un talle de cláísicos y opulentos contornos».

Los historiadores, más adelante se refieren a ella como la tierna Morayma y como la sufrida esposa del Rey Chico. «Pocas mujeres ha habido sin duda, tan desgraciadas como ella», recuerda Fidel Fernández. A pocos días de la boda, Muley Hacén, encarcela a su hijo Boabdil y «separa brutalmente a la jovencísima esposa», confinándola en un «carmen» (casa con huerto y jardín).

Después de la batalla de Lucena, en la que muere .Alí Athar y es hecho prisione­ro Boabdil. Morayma, con su hijo Ahmed de poco más de un año  retira nuevamente al «carmen», donde sobrelleva «los varios meses del cautiverio de su esposo en Porcuna».

Al fin, los castellanos liberan al Rey Chico tras un pacto en el que, entre otras condiciones, ha de entregar como rehén a su primogénito. Ahmed acaba­ba de cumplir dos años y no le será devuelto a su madre hasta la entrega de Granada. Entonces tiene 9 años, no conoce el árabe, es cristiano y atiende por el «Infantico», mote que le impuso Isabel la Católica.  Morayma se recogerá, dos veces mas, en el carmen y por último, con su esposo, mientras esperan la salida hacia el destierro del Andarax.

 Ahora que ya no tienes  reino, refúgiate en el corazón de tu mujer, dijo Ayixa Fátima a su hijo, pero Morayma «destronada sin que jamás hubiera goza­do las delicias del trono», señala un historiador, sólo podía ofrecer a Boabdil “el jardín último de su entrega”, el recuerdo de aquel «carmen» del olvido en el que fuera tan degraciada.

Vinieron al Andarax, visitaron nuestros pueblos, ojearon los lugares  más idóneos para ubicar su vivienda, pero los de Castilla, en una nueva traición, decidieron expulsarlos de España,  lo que sucedió “al término de las calores del verano de 1493”.

Así las cosas, en octubre, Boabdil, su madre Fátima, su hermana, sus hijos Ahmed y Yusef y algunos amigos y criados salieron camino de África desde el puerto de Adra.

Morayma. «el único amor de Boabdil», «el único ser que hubiera podido hacerle soportable la pena del destierro», moriría días antes de abandonar las Alpujarras.

El cadáver de Morayma se llevó a Modujar para que reposara junto a los de los reyes nazaríes y, al mismo tiempo, Boabdil dispuso la entrega de ciertos bienes al alfaquí de Mondújar para que rezara dos veces en Semana ante la tumba de Morayma y una renta importante a los ulemas a fin de que oraran diariamente por su esposa en dicha mezquita.

Apenas embarcado Boabdil para su destierro en Marruecos, los cristianos se incautaron de los bienes destinados a la oraciones por Morayma y. con ellos, levantaron una iglesia sobre el solar de la Mezquita.

El cadáver de Morayma recorrió en el mayor de los secretos, los sometidos y calurosos valles que van desde el Presidio del Andarax (Fuente Victoria, Fondón) hasta Mondújar. Fue la Última amargura en el recuerdo de Morayma.

(Lectura del díptico de «Alquería de Morayma », Centro Agro-Turístico Cádiar-Granada).