ABŪ MUHAMMAD ‘ABD AL’LĀH B. ABĪ ZAID AL-QAIRAWĀNĪ

Categoría: Andalusies ilustres
Capitulo extraído de la "LA RISĀLA" de  IBN ABĪ ZAID AL-QAIRAWĀNĪ

Traducción y comentarios de ALI LARAKI

INTRODUCCIÓN DEL TRADUCTOR

 

EL AUTOR

Se trata de Abū Muḥammad cAbd Al·lāh b. Abī Zaid al-Qairawānī, nacido el 310 de la Hégira (922/3 d.C.) en Nefza (Al-Andalus) o, según otras fuentes, en Qairawān (Túnez). Pasó la mayor parte de su vida en Qairawān, de ahí que fuese conocido por su nisba de al-Qairawānī. Murió en el 386 de la Hégira (996 d.C.) y está enterrado en su propia casa, siendo su tumba lugar honrado y de visita espiritual[1].

Se le considera una de las figuras más relevantes del mālikismo. Contribuyó activamente a la difusión de dicha doctrina jurídica en el Magreb, prueba de ello es su RISĀLA con la que pone al alcance de todos, las líneas generales de la doctrina. Fue un genio, pues se cuenta que redactó la RISĀLA cuando sólo tenía diecisiete años[2].

El lugar en que se le sitúa entre las importantes personalidades del maḏhab mālikī es el de ser el primero de los modernos (awwalu al-muta’ajjirīn). Esto significa que a partir de él se detuvo el proceso de iŷtihād muṭlaq muntasib para mantenerse tan solo el de iŷtihād muqayyad fi al-maḏhab. Eso significa que, en la escuela mālikī, se les reconoce la capacidad para interpretar y deducir libremente pero basándose en la metodología (uṣūl) seguida por Mālik (iŷtihād muṭlaq muntasib) a los ulemas que llegan hasta la generación anterior a la de Ibn Abī Zaid, consistentes en las tres generaciones de alumnos que suceden a Mālik (al-mutaqaddimūn). A partir de la generación de Ibn Abī Zaid al-Qairawānī, los juicios emitidos tanto por el fundador de la escuela, Mālik b. Anas, como por las tres primeras generaciones (ṭabaqāt) de alumnos se convierten en vinculantes para las generaciones posteriores por no serles reconocido más que el estatus de muŷtahid muqayyad fi-l-maḏhab, por lo que quedan sujetas a los juicios (fatāwī) de los mutaqaddimūn y sólo cabe el esfuerzo de elaboración jurídica personal (iŷtihād) en aquellos asuntos (nawāzil) en los que los primeros no se pronunciaron[3].

Esto queda establecido en una especie de consenso (iŷmāc) acaecido en el seno del propio maḏhab y viene reflejado en cómo Ibn Abī Zaid en su obra An-Nawādir se limita a recoger y acatar las opiniones de sus predecesores sin aventurarse a pronunciarse de modo divergente. Ese acto de reconocimiento de autolimitación que lleva a cabo Ibn Abī Zaid (alguna de cuyas manifestaciones se podrán entrever a lo largo del texto de la propia RISĀLA) cierra la puerta del iŷtihād muṭlaq muntasib en el seno del mālikismo.

 

LA OBRA

La RISĀLA es un tratado introductorio sobre la creencia sunnita y la jurisprudencia mālikī dirigido esencialmente a jóvenes estudiantes no especializados. Se trata de todo aquello que en materia de creencia y de ley ha de saber el creyente para pasar de ser ignorante a ser instruido en los asuntos de su religión[4].

La RISĀLA no fue, en principio, redactada como obra de referencia para la emisión de fatwas o sentencias judiciales, como puede ser el caso del Mujtaṣar de Jalīl b. Isḥāq o la Tuḥfa de Ibn cĀṣim[5]; sin embargo, es parada obligatoria de todo estudiante de fiqh mālikī.

Este lugar preponderante dentro del maḏhab lo sigue detentando hasta nuestros días en los que aún es libro de estudio en todos los lugares donde la enseñanza tradicional del fiqh mālikī sigue viva, ya sea en el desierto del Sahara, las montañas del Rif, las riveras del Alto Nilo o el Albaycin de Granada.

A pesar de su original sencillez, los numerosos comentarios de que ha sido objeto pueden elevar la obra y extraer de ella ríos de erudición y hacer de ella motivo de los más sutiles planteamientos ya sea en materia de kalām o fiqh.

[1] Véase la nota biográfica del prólogo de la traducción francesa: La Risala, Epītres sur..., Léon Bercher, Editions Populaires de l’Armée, Argel 1983, p.9.

[2] Véase Muhāḍarāt fī Tārīj al-Maḏhab al-Mālikī, de cUmar ad-Dŷīdī, Manšūrāt cAkādh, Casablanca 1987, p. 194, y al-Fawākih ad-Dawānī, de An-Nafrāwī p.1/10 y aš-Šarḥ aṣ-Ṣagīr calà Aqrab al-Masālik, de ad-Dardīr, edición de Mustafà Kamāl Wasfī p. 4/838.

[3] Ver nota anterior.

[4] Véase el postfacio de la propia RISĀLA.

[5] La Risala, trad. de Léon Bercher, p. 10.